Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Gas y petróleo ¡problemas para Europa!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 6 de enero de 2009, 18:27 h (CET)
Parece ser que, en España, si nos atenemos a las reivindicaciones de los partidos nacionalistas y, si observamos como los socialistas ( antiguos defensores de España y de su unidad) se adhieren, en cierta manera, a la idea política de convertir a nuestra nación en un conglomerado de pequeñas naciones, –una federación –, unidas por un delgado cordón umbilical a un Estado, descafeinado de funciones y con competencias muy limitadas, incapaz por sí mismo de hacer otra cosa que servir de trasmisor o medio de comunicación, por medio del cual se plasmen las exigencias de cada comunidad autónoma, si es que así se las quiere designar, de modo que, como es evidente, no tendrá nada que ver con las de las restantes. En resumen, una colección de enjambres de avispas, cada uno con su propia reina, dispuestas a hacer valer sus derechos por encima de los de los restantes avisperos; en definitiva, un caos administrativo. Naturalmente que, atendiendo a nuestra especial idiosincrasia, un experimento de tal naturaleza estaría condenado al fracaso antes, incluso, de que llegara a ponerse en práctica. Las consecuencias inmediatas de tal ensayo serían el estallido de tal sistema para dejar convertidas, a las pequeñas naciones, en taifas independientes y gobiernos ad hoc, según el color político de sus gobernantes.

Todo este mejunje federal viene a chocar, frontalmente, con la idea que se ha pretendido vender, desde las naciones que forman la Comunidad Europea, de ir rompiendo fronteras y singularidades para que, entre todas, se pueda constituir una especie de supra–nación que pudiera competir en plan de igualdad con los poderosos EE.UU y con los emergentes mercados del Este, entre los que destacan la inmensa China y la remozada India. Es cierto que, precisamente, a causa del celo que demuestran muchos de los países integrantes de la CE en mantener sus propias prebendas, en aferrarse a sus costumbres y en empeñarse en no ceder un ápice de su soberanía; lo que debería haber sido un proceso natural y próspero, en el que la integración se hubiera desarrollado dentro de una idea de colaboración e intercambio de trabajadores, ha quedado en un mero intento donde ni tan siquiera se ha logrado establecer una Constitución común por medio de la cual sentar la normativa comunitaria a la que todas las naciones debieran subordinarse.

Si se busca integración se supone que también se debería buscar entendimiento y, para entenderse, lo primero que se precisa es comunicarse. Con la cantidad de lenguas y dialectos que se hablan hoy en día, en todas la naciones de la CE, pudiera resultar una proeza babélica el pretender que todos los ciudadanos hablaran la pluralidad de los idiomas comunitarios para entenderse entre ellos; por lo que, pretensiones como la de Catlunya, de imponer el catalán como uno de los idiomas oficiales reconocidos en Bruselas, es tanto como negar la realidad e intentar ponerle palos en las ruedas de la unidad europea. Pero, entre tanto, los egoísmos nacionales en Europa nos hacen perder el tiempo, parece ser que aquellos países que tienen intereses comunes, como los productores de energía, los afortunados que disponen de recursos naturales para exportar, han decidido solventar sus diferencias en aras de capitalizar sus expectativas de enriquecerse, saltando por encima de sus posibles diferencias políticas. Así pues acaban de dar un ejemplo de cómo poner en su sitio y dejar a toda Europa a su merced, en temas dependencia energética.

Desde dos partes del Mundo han llegado noticias capaces de hacer temblar a toda la UE. Por una parte, los países exportadores de gas han conseguido ponerse de acuerdo para formar un cártel supranacional, en un Foro donde se han coordinado las políticas de extracción, de transporte y de venta de este tipo de carburante. Este acuerdo se ha firmado en Moscú, como no podía ser de otra forma, lo que nos hace recordar cuando Rusia intervino el Georgia con la intención de que, dicha nación, no se saliera de la órbita rusa para negociar independientemente con Europa. Europa se arrugó y con ello dejó vía libre al señor Putín para que, ahora, diera un puñetazo sobre la mesa internacional, dejando a todo los países de la vieja Europa a merced de esta nueva organización mundial en cuanto al suministro, al precio y a la voluntad estratégica común de las naciones firmantes del acuerdo de Moscú.

Por si no tuviéramos suficiente con el monopolio del gas natural, todas las esperanzas que había puesto Bruselas en conseguir suplantar la hegemonía del dólar como moneda fuerte, divisa de referencia, para valorar el precio de los combustibles líquidos; confiando en que el euro llegara a sustituirlo, en tal función; parece que se va a esfumar con la nueva idea que los países del Golfo ( Consejo de Cooperación del Golfo) han puesto en marcha aprobando la creación de una nueva moneda única, desligada del dólar, para el cercano 2010. Se dice que OPEP está también en ello. Es evidentes que las evoluciones del dólar, su debilitamiento y su volatilidad, están causando problemas en los productores de petróleo que ven como parte de sus ganancias se esfuman y no consiguen que los recortes de producción no afecten, como quisieran, a la demanda. La ventaja, una moneda respaldada por las enorme reservas de oro de Arabia Saudí (todos sabemos la imparable revalorización de este metal, que se ha convertido en un valor seguro para los inversores). Por supuesto que el prescindir del dólar, como divisa de referencia, será malo par los EE.UU, sin embargo habrá que ver lo que representará pará para Europa.

Lo que se prevé es una mayor revalorización del oro y puede que, para España (recordemos que no hace mucho tiempo se nos presentó la venta de treinta toneladas del metal amarillo como una operación rutinaria del Banco de España). mermada de las reservas de este metal, no le resulte muy rentable tener que adquirir combustible al precio de cambio de la nueva moneda emitida por Arabia Saudí, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Katar y Omán que, según se dice, acumulan más del 40% de las reservas mundiales de petróleo. Otro hachazo más que añadir a los efectos de la crisis y otro motivo más para pasar al debe de los nacionalistas, que viven su utopía de creerse muy listos, pero que que van consiguiendo es hundirnos cada día más en el caos.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris