Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

A Alfredo, que está en el Cielo

Ángel Sáez
Ángel Sáez
martes, 6 de enero de 2009, 18:27 h (CET)
(HOMENAJE A SU LARGUEZA)

“Tengo para mí que la voz 'héroe' le conviene (pues, amén de cuadrarle, o sea, venirle pintiparadamente, como alianza al anular, la merece y prestigia) a quien, estando dispuesto a dar lo mejor de sí mismo, no le preocupa en absoluto (quiero decir, que le es indiferente) que alguien/nadie divulgue su nombre o propale su proeza”.

Emilio González, “Metomentodo”

Ayer, algunos minutos antes de la medianoche, Jesús Francisco, “Chus”, uno de mis mejores amigos, los del alma (pues sólo ésta, la de cada quien, está capacitada para identificarlos o seleccionarlos entre los tales), me llamó al móvil para darme la inesperada y triste nueva (qué razón tenía mi tío Jesús, “El Pato” y “El Vasco”, que solía airear: “no hay noticia, buena noticia”) de que Alfredo, amigo común, había sufrido un derrame cerebral y, de resultas del mismo, había fallecido. Tras recordar los clásicos versos de John Donne, que sirvieron a Ernest (Miller) Hemingway para titular la novela que urdió sobre la Guerra (In)Civil Española, “Por quién doblan las campanas” (1940), y referirle el pensamiento de Jacques Deval, según el cual, “una alegría compartida es una alegría doble; una pena compartida es la mitad de una pena”, le solicité, con especial encarecimiento (que no miento), que me mantuviera al tanto de todo lo que fuera sabiendo en torno a la hora y al lugar de su funeral.

Dilecto Alfredo:

Como hacía regularmente cuando estaba en Navarrete, donde, por aquel entonces, andaban desasnándome, quiero decir, formándome como persona, o sea, puliendo mi espíritu crítico los inolvidables, por benéficos, Padres Camilos, tomo la pluma para escribirte, azul sobre blanco, cuatro letras, en las que siento que tengo la obligación de incluir, inexcusablemente y en letras versales, un sentido y sincero ‘¡GRACIAS!’ y, si todavía deambulas desorientado por la Gloria eviterna, que un día, en Cornago, durante uno de los veranos de nuestra más tierna infancia, ingresaste, para recíproco bien, en las mentes de tus amigos remotos (porque, hace apenas unas horas, asimismo, algunos de tus órganos han hecho lo propio en los cuerpos de otros recientes). Bueno, pues, aunque la sangre no te llegue al cerebro y la luz haya hecho mutis por el foro, tus vísceras generosas y tu espíritu alegre viajan y viajarán con otros y con nosotros allí donde vayan y vayamos, porque, como todo ser altruista y exultante sabe (y tú, que, sin ninguna duda, lo fuiste, eres y serás, también lo sabías) el alma (y, excepcionalmente, alguna parte vital del cuerpo) de los muertos no fenece, ya que está presente (o sigue funcionando) en la memoria (y aun en la anatomía) de los vivos.

A modo de guiño, te pido permiso para, de todo lo que debería hilarte en verso, concentrar en una sola décima lo más importante y principal, esto:


Tengo que trenzarte, Alfredo,
Que, aunque tu vida ha acabado,
Tu existencia no ha finado.
Al menos, ése es mi credo,
En el que, a veces, me enredo.

Habrás tenido la suerte
De comprobar que la muerte
Es tan sólo un mero paso,
Donde es éxito el fracaso
Y el más débil el más fuerte.


No te desea ni exhorta a que descanses en paz, pues está convencido de que ya lo haces, tu amigo

Noticias relacionadas

Vico

Vico nació en Nápoles en 1668 y falleció en la misma ciudad en el año 1744

Obsesionados con el franquismo 32 años después de su fallecimiento

“La vida de los muertos pervive en la memoria de los vivos” Cicerón

Oriol Junqueras, candidato secuestrado

Perfiles

Apuesta por una cultura de alianzas

Nunca es a destiempo para recomenzar

Una Europa en la que podamos creer

La declaración de París es un manifiesto elaborado por intelectuales de diez países europeos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris