Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Buses por el ateismo

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
lunes, 5 de enero de 2009, 14:20 h (CET)
Durante muchos años, y todavía en la actualidad, los únicos signos externos religiosos que relucían por las calles de España eran los católicos, el resto estuvieron proscritos durante largo tiempo y los no matriculados en ninguna religión o, simplemente, los no creyentes y los negadores de la existencia de un Dios, fuere el que fuere, no existían, aquí todos éramos católicos “por la gracia de Dios”. Ahora nuestra ley de leyes, esa Constitución que ya tiene treinta años, establece que vivimos en un estado laico, aunque no del todo ya que con dinero público se siguen manteniendo las prebendas de la que durante tantos años fue la Iglesia oficial y única en este país. Poco a poco han ido apareciendo diversas ramas de lo que desde el Vaticano llaman “los hermanos separados” y ya, de tanto en tanto, nos para por la calle algún “testigo de Jehová” o algún mormón con el objetivo de atraer nuestra fe hacía su religión. También los budistas asoman tímidamente la cabeza con sus creencias anunciando paz y tranquilidad por medio de la meditación, y los que han irrumpido con fuerza últimamente son los seguidores de Alá cuyas mezquitas aparecen en las grandes ciudades merced, muchas veces, a los petro-euros que envían los emires del petróleo.

Pero los seguidores de la teoría de la evolución, ateos y agnósticos siguen ocultos, nadie habla de ellos y es como si no existieran pese a que se calcula que un 25 % de la población española es encuadrable en este sector de los no creyentes en ningún ser superior. Ahora, y durante dos semanas, van a hacerse presentes por las calles de Barcelona donde desde la víspera de la festividad de los Reyes Magos dos autobuses del servicio público recorrerán las calles de la capital catalana con sendos anuncios en los que los ciudadanos podrán leer el siguiente texto: “Probablemente, Dios no existe. Deja de preocuparte y goza por la vida”.

Esta idea nació en Londres de la mano de Ariane Sherine columnista de The Guardian y como respuesta a una Web cristiana en la que se amenazaba a los seguidores del ateismo con “pasar la eternidad en el infierno y ardiendo en un lago de fuego”. Ante esta lúgubre y amenazante perspectiva la periodista, junto con un científico seguidor de las teorías de Darwin, lanzó la idea de pagar unos anuncios, haciendo publicidad del ateismo, mediante suscripción popular recogiendo en pocas semanas más de 100.000 euros para poder dar a conocer a los londinenses sus ideas. Los ateos de Barcelona no cuentan con tanto poderío económico, pero si que han sido capaces de recaudar los 1.700 euros que hacen falta para que durante dos semanas un par de buses recorran las calles barcelonesas con la proclama de que “probablemente, Dios no existe”.

Con dos autobuses anunciando por las principales vías barcelonesas la no existencia de Dios la polémica está servida. Y los primeros que han entrado al trapo entendiendo esta aseveración como una provocación han sido los monseñores de mitra, báculo y sobrepelliz mediante una nota hecha pública por el Arzobispado de Barcelona en la que se afirma que “es compatible ser creyente y disfrutar de la vida”, claro que todo es muy relativo y ese goce terrenal depende de lo que los monseñores entiendan por disfrutar. No parece muy adecuada para el disfrute terrenal toda la batería de prohibiciones que la Iglesia ha venido desarrollando a lo largo de los tiempos, si miramos hacia atrás hubo un tiempo en el que se pedía a los creyentes un plus de sufrimiento para poder ir al cielo siendo el martirio, naturalmente con sufrimiento, el escalón más elevado en el camino celestial, y las doctrinas vaticanas tampoco abogan actualmente por caminar hacia el hedonismo, se pide sacrificio y pesar en esta vida para gozar en el más allá, ese más allá que nadie sabe donde está y más desde que la misma Iglesia ha trastocado los conceptos de cielo e infierno de toda la vida, y se sigue considerando pecado el goce sexual a no ser que sea dentro del matrimonio y con el fin de procrear.

Y a río revuelto ganancia de pescadores, y el pescador en este caso es la empresa del transporte público de Barcelona que puede ver cómo a partir de ahora se le incrementen las peticiones de publicidad por parte de algunas confesiones religiosas que ya que la ciudadanía acude poco a los templos piensen que la mejor manera de hacer proselitismo es llevar el mensaje a la calle, y si es sobre ruedas mucho mejor.

Noticias relacionadas

Donde le duele al nacionalismo: enseñanza e idioma.

“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad.” Karl A. Menninger

En las cuestas arriba…

Esta frase formaba parte del aserto de un hombre admirable por sus sentencias. Cuando hablaba “subía el pan dos reales”

¿Inmigración sin filtros? La criminalidad se instala en España

“La inmigración ilegal es la crisis de nuestro país. Es una puerta abierta para las drogas, criminales y terroristas potenciales para entrar en nuestro país. Se está agotando nuestra economía, añadiendo los costes de nuestra justicia, la salud y los sistemas educativos.” Timothy Murphy

¡Casualidades…des……des………des!, con eco

El Destino no está siendo especialmente amable

Cerdos y tirantes

Decía Pablo Iglesias en algun reunión con sus amiguetes de la kale borroka que había que “cazar fachas”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris