Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Discordia permanente

Pascual Falces
Pascual Falces
domingo, 4 de enero de 2009, 13:20 h (CET)
Un lugar en el globo que merece ser calificado, desde mediados del siglo pasado como de “permanente y sangriento conflicto” es Oriente Medio, lo que no es ninguna novedad. Sucede, que, durante esta Navidad ha sido terrorífica noticia de día y noche. En su permanente otear esta columna lo viene asociando, desde hace ya unos años, con el conocido cuadro de Goya de “Duelo a garrotazos”, donde dos rudos contendientes, con sus extremidades inferiores enterradas hasta medio muslo, y a corta distancia el uno del otro, se atizan con sendos gruesos garrotes incansablemente, como buscando el uno la muerte del otro. El cuadro, que no es la primera vez que se trae aquí, puede verse en el siguiente enlace: www.temakel.com/gagoyapelea.htm.

El lector es libre de sentir ante este bochornoso espectáculo el estremecimiento que su conciencia le dicte, ya que las presiones que se reciben para estar de un lado o del otro son constantes y parciales. Parece como si “lo correcto” hubiera de estar forzosamente del lado de los israelíes, o de los palestinos. De ningún conflicto se informa con tanta coacción mediática. A los primeros, la monstruosidad del Holocausto les legitima para ultimar a ultranza la construcción de su Estado, y a los otros, el sufrimiento de la miseria de los campos de internamiento y el terrorismo alumbrado entre ellos les ha desasistido para cualquier razón a su favor.

Con todo, la tragedia, véase del lado que se vea, es de las que merecen ir precedida del letrero de aviso de que “puede herir la sensibilidad del espectador”. ¿Quién puede tomar un autobús amenazado por un terrorista suicida de holgados ropajes? ¿Quién puede descansar en su domicilio con esposa y ocho hijos –la pasada noche del primero de enero- y ser bombardeado por los F16 israelíes? Cuanto mayor interés se pone en conocer detalles de la vecindad palestino-israelí, más difícil es de entender lo que sucede, ni cómo se puede arreglar. Por ambas partes se han dado pasos y gestos de buena voluntad para soluciones definitivas del “conflicto”, desde conversaciones de paz, hasta espectaculares propuestas para elegir entre un ramo de olivo y un “kalasnikov”, pero, siempre, como en un sangriento “bolero de Ravel”, vuelta a empezar. Terrorismo contra defensa propia; defensa propia contra terrorismo

Hasta los consternados y lejanos espectadores universales de la tragedia -que no salen de su asombro por tantas razones, como este catalejo-, necesitan de un dispositivo “refrigerador” para contemplar con calma las repetidas masacres: no se puede permanecer insensible ante una tierra, que, en el mundo entero es identificada por Santa. Como se insinuaba anteriormente, las coacciones son enormes; desde los que desde posiciones integristas hablan del “genocidio de estado”, hasta los que achacan todo al “terrorismo internacional” agazapado entre un pueblo apiñado en unos pocos kilómetros cuadrados. Por estos motivos es imprescindible contribuir a la causa de la Justicia con una independencia de juicio que no incline la balanza de ninguna parte, manteniendo una neutralidad, que puede ser discutida, y, que no equivale a “lavarse las manos”. Pero, no empujen, y permitan pensar lo que se crea oportuno acerca de tal disparate...

Noticias relacionadas

¿Una Constituyente?

La Constitución de 1978 no prevé el caso de la reciente sentencia del caso Gürtel que pone en duda la veracidad de las declaraciones del presidente en sede parlamentaria

La jungla urbana

​No se dan cuenta los señores políticos que han perdido por completo la credibilidad para el común de los mortales

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris