Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Sabe ZP hacia dónde nos lleva?, ¿y… si no lo sabe?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 4 de enero de 2009, 13:20 h (CET)
Es evidente que mentimos como bellacos. Sí, señores, a sabiendas de que nos vamos a enfrentar a uno de los años que puede ser de los peores de nuestra vida, no hemos tenido empacho en pasar los últimos días del extinto 2008, expresándonos como si lo que se nos venía encima fuera un nuevo ciclo lleno de buenas esperanzas, un ejercicio de grandes venturas y un añada en la que, como en el caso de los vinos, las uvas de la vida se nos anunciaran como si fueran a ser orondas, dulces y sabrosas. Yo lo que creo es que, los hombres, nos resistimos a aceptar los anuncios de adversidades, reveses o tribulaciones; como lo haríamos si se nos ofreciera el peor modelo de nevera, aquella que no enfriara, que consumiera mucho y que estropeara los alimentos; es decir, que la propaganda negativa, lo que pudiéramos designar como el marketing a la inversa o su equivalente, el que nos amarga la vida y da al traste con nuestras ilusiones; es algo que nos repele por naturaleza y lo rechazamos, aunque sepamos que, racionalmente, no podemos evitarlo.

Por ello, deberíamos intentar entrar de puntillas en el nuevo año, para irlo asimilando a pequeños sorbos, para acostumbrarnos al gusto acibarado de las noticias que, el tiempo bisoño, nos va a traer; antes de que, un buche excesivo de la pócima de la recesión despendolada, nos pudiera dejar más tiesos que la mismísima mojama. Y no lo digo para alarmar a nadie, no señores, lo hago, plenamente convencido de que cualquiera que eche un vistazo a las novedades que la prensa española nos está suministrando o, si lo prefieren, nos está introduciendo con vaselina, por donde finaliza el intestino ciego; puede que se preguntara, ¿dónde está la situación optimista que hace unos días, nos quería trasmitir ZP? Porque, verán, uno piensa que el gobierno del Estado tiene por misión administrar con prudencia el dinero que le confían los ciudadanos, de forma que éstos salgan lo más favorecidos posible. Si se tienen que hacer sacrificios uno pensaría que deberían empezar por hacerlos aquellos que cobran los sueldos más suculentos, los funcionarios, los grandes capitostes, los directores de las empresas del Estado o de aquellas, semi-públicas, que se benefician de los contratos del mismo. Pero no, no ocurre así, al menos en la realidad de nuestra nación.

Mientras los sueldos permanecen casi congelados, los abuelos se tienen que tragar un IPC del mes de noviembre que, vean ustedes por donde, creo que ha sido el más bajo del año, para que les sirva de medida para el incremento de sus pensiones y, miles de empleados y obreros, pasan diariamente al paro; resulta que, este año, el de la crisis desbocada, tiene que ser el que les sirva a las eléctricas para sanear sus balances. Qué raro, porque han estado repartiendo sustanciosos dividendos durante años y ahora resulta que las cuentas no les salen y por ello, el Gobierno, en un exceso de celo, no ha tenido reparo en autorizar que aumenten sus tarifas en un 3’4% de media ( para potencias superiores, un 4%, y para las Pymes, más del 25%) o sea,¡muy por encima del incremento del coste de vida!, ¿así piensan ayudar a salir de la recesión, incrementando los costes?. Pero, esperen, que no se acaba aquí la cosa, porque ya se anuncian nuevas subidas trimestrales. ¿Recuerdan el tema de la financiación de las autonomías? Se contemplan posibilidades de nuevos impuestos para que se financien directamente y no a través de las arcas del Estado; pero ¿quiénes serán los que pagarán los impuestos?, nosotros los ciudadanos y ¿quiénes pagarán el incremento de las facturas de la electricidad? ¡quien va a ser!, nosotros los ciudadanos; pero no acaban aquí nuestras cuitas porque también vamos a tener que soportar el incremento del precio del AVE que sube un 4% y el de Correos, que sube un 3’2% y el del transporte urbano que también subirá, ¿ el coste de vida?, ¡qué va!, subirá un 4’2%. Todo lo que depende del Gobierno tiene patente de corso para exceder del IPC.

Ha descendido el precio de la gasolina. Podríamos pensar que existen motivos para que, ahora, bajaran las tarifas de los transportes, pero no, suben más. Sería oportuno pedir una explicación a los taxistas, que han subido sus tarifas, amparándose en que la gasolina estaba cara ( 140Euros barril) de por qué, cuando su precio no llega a los 40 euros, no las bajan. Pero no va a ocurrir porque “Santa Rita, Santa Rita lo que se aumenta no se quita” Y ¿quien paga el estropicio? Como siempre, el ciudadano de a pie, porque los socialistas que nos gobiernan, todos los parlamentarios que dejan el Congreso vacío cuando debieran estar allí para defender nuestros derechos; los gobiernos de las CC.AA y el cúmulo de funcionarios que han aumentado el censo de los que viven a cota del Estado continúan en sus puestos, cobrando sus sueldos y viajando en coches oficiales ( algunos tuneados y otros en varios a la vez)

Este es el panorama. Créditos concedidos por el ICO a los bancos para que den créditos pero que, vean ustedes por donde, no parecen por ninguna parte; promesas de más trabajo que no llegan; inversiones públicas a cargo de los 8.000 millones concedidos a los Ayuntamientos, que nadie sabe cómo se llevarán cabo. Solbes que se va, pero que se queda; remodelación de Gobierno, que es imprescindible, pero que no se hace y, mientras tanto, ministras que no se enteran de nada de lo que ocurre en su departamento y otras que e dedican a explotar su sonrisa mientras dicen las memeces más increíbles, como la pizpireta señora Aído que, cuando le hablan del número más creciente de muertes de mujeres víctimas de la violencia de género, dice que lo que falla no es el sistema, porque las denuncias de malos tratos han aumentado. ¡Bravo por esta ministra privilegiada! para la que Zapatero creo un ministerio en exclusiva. Miren, una manera de ahorrar sería suprimir ministerios, especialmente el de Igualdad y el de la Vivienda que no sirven para nada. Y a todo esto, venga millones para promocionar las lenguas de las autonomías separatistas; venga millones para “embajadas” de Catalunya en el extranjero, creadas por Carod Rovira. Alianza de Civilizaciones, ¿qué está ocurriendo con ella?, porque no se ve par que sirven los millones que se han invertido vista la situación en Oriente Medio.

Dinero para ayudas a países socialistas amiguetes de ZP, para la farándula; para los “enchufados” que viven a costa del PSOE, para mejora de las pensiones y salarios de los funcionarios pero y ¿para el pueblo?, ¿para los pequeños empresarios?, ¿qué pasa con toda esta gente cuyas empresas están cayendo una tras otra?, ¿qué perspectivas tienen de encontrar nuevos trabajos? Entre tanto, cortinas de humo, buenas palabras, promesas y euforia demagógica para repartir a todos los ciudadanos. Ya veremos lo que dura. De seguir el continuo chorro del desempleo y lleguemos a los cuatro millones de parados, veremos de dónde sacan más dinero –la financiación extranjera cae debido a la desconfianza causada por nuestro excesivo endeudamiento – En todo caso un polvorín que podrá explotar ante la menor chispa revolucionaria. Atentos pues.

Noticias relacionadas

Vico

Vico nació en Nápoles en 1668 y falleció en la misma ciudad en el año 1744

Obsesionados con el franquismo 32 años después de su fallecimiento

“La vida de los muertos pervive en la memoria de los vivos” Cicerón

Oriol Junqueras, candidato secuestrado

Perfiles

Apuesta por una cultura de alianzas

Nunca es a destiempo para recomenzar

Una Europa en la que podamos creer

La declaración de París es un manifiesto elaborado por intelectuales de diez países europeos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris