Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

2009

Jesús Molíns (Zaragoza)
Redacción
domingo, 4 de enero de 2009, 06:04 h (CET)
Damos inicio al año dos mil nueve y la verdad es que no se nos presenta nada halagüeño, mas bien las previsiones son bastante negativas: crisis financiera que no se ha llegado a estabilizar, miles de ciudadanos perdiendo su empleo, estafas financiera multimillonarias que todavía no se conoce el alcance real de las mismas, etc. La verdad que con este presente no se augura nada bueno para el 2009.

Por su parte, el Gobierno, para evitar el descalabro, esta catarsis económica, inyecta millones a los bancos y les realiza una gran rebaja fiscal, a las grandes empresas (principalmente del automóvil) y así evitar que todos ellos se contagien y que el dinero fluya hacia los ciudadanos y facilitar el crédito (o al menos esa es una de las excusas utilizadas).

Pero el dinero no fluye, no llega al ciudadano, parece como que las grandes entidades o empresas se lo estén guardando a cuenta de los beneficios de deberían ganar y mientras venga expedientes de regulación de empleo, el famoso “ERE”, puesto de moda estos días, ciudadanos al paro y autónomos que dejan la actividad (estos sin paro hasta, “dicen”, el 20011).

Con la misma intención de reactivar la economía, el Gobierno va a facilitar miles de millones a los Ayuntamientos para que lo gasten en obras públicas y de esta forma inyectar dinero y obra a las grandes constructoras, como forma de ayuda económica y de promover la contratación de personal, Volvemos a intentar crecer en base “al ladrillo”, aunque lo que esta crisis nos debería haber enseñado a los españoles que el crecimiento económico basado en el ladrillo es un crecimiento irreal que lo único que genera son burbujas especulativas.

Y con todo este panorama (algo negro y borrascoso), llega a la chita callando el nuevo año 2009, que tristemente empieza muy mal, pero del que todos esperamos que nos aclare el horizonte y reconduzca la situación, que poquito a poco se vayan calmando los mercados, el paro se estabilice y comience su descenso e iniciemos nuevamente un camino de progreso y estabilidad económica.

Pero también este 2009 nos debe traer un nuevo modelo económico, con más control político sobre los mercados y la economía, que borren definitivamente la especulación y los pelotazos y los sustituya por producción, bienestar, riqueza solidaria, etc.; en definitiva, un nuevo marco de equilibrio entre los países pobres y ricos; nuevas normas que acaben definitivamente con el circo especulativo que hasta ahora eran los mercados, dando paso a un nuevo orden económico.

Pero para ello, los Gobiernos de los países más poderosos deben creer en ello y estar decididos a cambiar el sistema y llevarlo a cabo (cosa ardua difícil, por no decir imposible). Y ahí es donde debería estar nuestro Gobierno, el Gobierno de España, liderando ese cambio de los mercados, jugando un papel crucial en este empeño, dejando de ser el timorato que ha sido desde siempre ( y no hablo del actual; si no históricamente) siguiendo a pie juntillas la comparsa marcada por las grandes potencias económicas (especialmente EEUU) y se alinee definitivamente tan con los países emergentes como con los más progresistas de Europa, para impulsar con todos ellos este nuevo sistema económico que tan urgentemente necesitamos.

Ese debe de ser el papel de nuestro Gobierno, de nuestro Presidente, y el gran reto del PSOE (partido hoy en el gobierno), liderar el cambio, promoverlo y aunar fuerzas con otros gobiernos para conseguir un nuevo sistema basado en los principios del socialismo democrático.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris