Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-arte

Etiquetas:   MIGUEL ÁNGEL + DALÍ = MONA LISA   -   Sección:   Revista-arte

Rojo sobre granate para un tugurio

Yaiza Duque Ortells
Redacción
martes, 30 de diciembre de 2008, 23:00 h (CET)





Rojo sobre granate - Mark Rothko.jpg



Dicen que la mayoría de los artistas están locos. Solo hay que mirar una foto de Dalí para saber de lo que hablo. Hoy voy a contaros la historia de uno de ellos. No es Dalí, del cual ya hablaremos porque también se trata de uno de mis artistas favoritos. Es Rothko. ¿Loco? No del todo, aunque si contradictorio y atormentado.

Dicen que la mayoría de los artistas mueren de hambre en sus buhardillas. Pero no todos son como Van Gogh. Rothko fue el encargado de decorar un restaurante en un famoso edificio de Nueva York, aunque rechazó el trabajo a causa de la concepción que él tenía del arte. ¿Pobre? No en gran medida.

La mayoría de la obra de Rothko se expone en Londres. El otro día fui a pasear por la Tate Modern. Era una de las cosas que más me gustaban de allí, mis días libres los dedicaba a pasear por los museos e ir al teatro; aquí sólo voy una vez al mes al teatro. La Tate Modern es un edificio extraño, amplio y luminoso por dentro pero apagado y feo por fuera. Expone cantidad de obras que la mayoría de la gente aborrece. De hecho, toda la gente que ha venido a visitarme me miraba con cara de “¡por dios, explícame porqué venimos a ver estos cuadros que no son más que rayas!”.

A veces, les entiendo, “rojo sobre granate” fue pintado por el artista para el restaurante de Nueva York y lo pintó pensando “solo espero pintar algo que les quite el apetito a los hijos de perra que vayan a comer a ese tugurio”, no es un cuadro que de calma, serenidad, que se ajuste al concepto de belleza precisamente, y la mayoría de la gente cree que el arte se trata simplemente de algo entretenido, de algo bonito.

Pero volvamos a Rothko, muchos críticos interpretan sus obras como representación de sus sentimientos. Hijo de judíos vio más de una vez con sus propios ojos la violencia infligida por los cosacos a los judíos, quizá de ahí el excesivo uso del color rojo. Por otra parte, la utilización de muchas formas rectangulares, dicen, hace referencia a las fosas en las que los cosacos dejaban caer los cuerpos sin vida de los judíos.

Después su familia se trasladó a Estados Unidos. Allí Rothko creció e intentó triunfar como artista y estuvo amargado y se sintió marginado durante este intento. Una vez le llegó la oportunidad y sus obras fueron cotizadas su aversión hacia la sociedad en general le hizo ser reticente ante esa popularidad. De hecho fue esta popularidad la que hizo que su obra se volviese cada vez más sombría. Creyó que los ricos coleccionistas que compraban su obra no lo hacían más que para adornar sus ostentosos salones con sus coloridos.

Era una persona de carácter difícil, humor sombrío, fumador y bebedor. Era una persona trágica, padecía gota y se cortó las venas hasta morir desangrado.
Poco antes de morir escribió “la receta para cocinar una obra de arte, sus ingredientes, la fórmula de preparación” en la que la esperanza pasaba a ser solo de “un diez por ciento para que el concepto de lo trágico resulte más soportable”. Fue el padre del expresionismo abstracto. Pero no le gustaba que le encasillaran así. Creo que aborrecía cualquier descripción que alguien hiciese de él. Por ello, simplemente os ruego que contempléis su obra tratando de entender sus miedos e inquietudes, buscando los vuestros en sus cuadros.

El sentimiento que todos tenemos alguna vez de que nadie nos comprende, de lo trágico y miserable de nuestras vidas, de esa muerte que a veces experimentamos aún estando vivos. Lo que importa es que aprendamos a ponernos en su piel, a ser empáticos. Que a través de sus obras nos haga sentir lo que él sentía. Esa era la concepción de arte de Rothko y es una concepción que a mi personalmente me encanta.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris