Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

Los hijos de San Silvestre

Daniel Sanabria
Daniel Sanabria
miércoles, 31 de diciembre de 2008, 15:34 h (CET)
Si le dices a alguien que vas a correr la San Silvestre Vallecana, seguramente sepa de lo que le estás hablando. Esa carrera que se hace en Madrid donde cantidad de gente decide ponerse a correr en medio del frío las últimas horas del año y armando un atasco de mil pares de narices justo el día en el que más desplazamientos en coche se producen en la capital. Así somos los madrileños. Pero si le dices que vas a correr el Akiles o Canillejas te mirará con cara de no saber lo que le cuentas.

No cabe duda de que la San Silvestre Vallecana es la carrera popular más multitudinaria y prestigiosa de España. Este año la participación rozará los 30.000 corredores, una marea verde que inundará las calles de la capital la tarde del 31 de diciembre. El ambiente y el entorno festivo que rodea la carrera la hace irrepetible, lo que deja el asunto principal, correr, en un segundo plano.

El mundo de las carreras populares es mucho más amplio de lo que la gente se imagina. No hay un solo domingo en el calendario que no se celebren carreras en todas y cada una de las comunidades de España. Son carreras con mucha menos imagen y marketing que la San Silvestre, pero la esencia es la misma: correr 10 kilómetros acompañado de una multitud, más bien pequeña, de personas.

De hecho, en este tipo de carreras con tanta publicidad, como la propia San Silvestre o la Human Race del pasado 31 de agosto, es prácticamente imposible correr a tu ritmo. Tienes que amoldarte al ritmo del pelotón porque la acumulación de corredores hace que no puedas correr con la libertad que lo harías si hubiera más espacio en la calle. Para los que nunca han estado en una carrera popular todo esto les sonará a chino.

Por eso desde aquí quiero aprovechar para animarles a que se apunten a una carrera no multitudinaria de su ciudad. Una carrera normal de 10 kilómetros, con 3.000 o 4.000 participantes, como la Akiles o Canillejas, en Madrid. No necesita mucha preparación, quizá salir a entrenar un par de meses antes dos o tres días a la semana y listo. Entonces disfrutarán de verdad de lo que es correr por las calles de su ciudad, por esos lugares que el resto de días del año están llenos de coches y atascos. San Silvestre sólo es el padre de los 101 dálmatas.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris