Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Libros

Etiquetas:   Crítica de cómic   -   Sección:   Libros

‘SIETE misioneros’ de Ayroles y Critone: siete depravados en misión evangelizadora

Herme Cerezo
Herme Cerezo
lunes, 23 de febrero de 2009, 09:58 h (CET)
La idea de la que parte ‘SIETE misioneros’ no puede ser más natural para el siglo IX, cuando transcurre la acción: siete religiosos son destinados a evangelizar un poblado de salvajes vikingos fomorianos, que no cesan de devastar las costas irlandesas. Empresa difícil, utópica e irrealizable porque sin duda les aguarda el martirio y la muerte tal vez en la cruz, tal vez degollados o tal vez en la hoguera, a manos de los Hombres del Norte. Sin embargo, la originalidad del planteamiento argumental no radica ahí sino en otro aspecto: en el procedimiento escogido para designar a los siete frailes, a los siete "mártires", que arriesgarán sus vidas a cambio de extender el Evangelio de Cristo entre los devotos de Thor y Odín.




Portada del cómic.


‘SIETE misioneros’ arranca con una incursión vikinga, que somete a saqueo y lenguas de fuego las tierras de Irlanda. Entre los territorios devastados figura un convento donde la lujuria, la depravación y las pendencias monásticas reinan en detrimento de la meditación y el silencio. Conmovida la autoridad eclesiástica por la barbarie, decide tomar medidas para erradicar los ataques. Y el modo escogido para ello no es la guerra ni la venganza, sino la evangelización. En una decisión, preñada de sabiduría lugareña, el Abad decide enviar no a la flor y nata de los religiosos bajo su jurisdicción, sino a la escoria: siete monjes escapados del convento arrasado por los feroces nórdicos, reyes – los monjes – de la lujuria, la gula y la depravación.. En principio, los clérigos no aceptan su destino que, acertadamente, adivinan mortal de necesidad. Y sólo dos argumentos les persuadirán para acatar su misión: la recompensa de una mitra obispal, si salen airosos del trance, o, si no aceptan el trato, una hoguera purificadora y penitencial. La duda ofende y entre los churrascos de la pira o la gloria terrena del purpurado la elección es única: aceptar el trato propuesto. Los Siete caminarán por tierras de la campiña hasta embarcarse en un frágil esquife. En medio de una obstinada niebla, son capturados por los fomorianos y trasladados a su aldea. Y ... no se hagan ilusiones, mis improbables, porque no voy a contarles nada más del argumento. Lo siento. Esto ha sido sólo un adelanto para hacerles los dientes largos.

Si quieren conocer el resto deberán leer este entretenido ‘SIETE Misioneros’ de Alain Ayroles, guionista, y Luigi Critone, dibujante. Ayroles procede del grupo de la sección de cómics de Bellas Artes de Angoulème. Ha trabajado en dibujos de animación, así como en varias tiras como guionista e ilustrador para algunas revistas. Entre sus obras más destacadas, se encuentran ‘Garulfo’ (6 volúmenes), ‘De capa y colmillos’ (7 volúmenes) y un relato de vampiros titulado ‘La edad de los perros’, ubicado en la Inglaterra victoriana. A Critone lo conocemos ya por otros trabajos reseñados en este diario, por ejemplo, los dos álbumes de ‘La Rosa y la Cruz’, realizados junto con el colorista Lorenzo Pieri. Parece que los álbumes de época, de contenidos más o menos históricos, le vengan al dedillo. Es, sin duda, lo mejor del álbum: el dibujo y la iluminación de las viñetas.

‘SIETE misioneros’ nos va a mostrar, con un tono inevitablemente burlón, la relación entre una sociedad pagana, la vikinga, sometida a dioses hambrientos de ardor y gloria guerreros, con otra pretendidamente más pacífica como la cristiana representada por el Abad y su aliado el rey gaélico Aed Mac Neill. Hay como una atmósfera de humor negro que gravita sobre los monjes durante todo el álbum. El miedo a la muerte, al martirio y sus falsas ansias de consagración celestial les tornan proclives a muecas cómicas, asustadizas, sorpresivas. Son muy interesantes también, y están bien trabajadas argumentalmente, las interrelaciones entre el poder político y el eclesiástico, sus fricciones y el sometimiento del brazo seglar al secular. En este sentido se me antoja crucial la página veintiuno, donde simbólicamente, en dos viñetas separadas, espada y báculo, Mac Neill y el Abad, pugnan verbalmente por el poder con el invitable triunfo del segundo de ellos. El poder político y el eclesiástico, bendecidos ambos por este último, siempre han formado una unión difícilmente destructible. En ‘SIETE misioneros’ no podía ser menos.

Por su parte, el pueblo vikingo se nos presenta como una civilización tan corrompida como la cristiana, donde la religión también posee un relevante peso específico. Bajo un aparente manto de uniforme crueldad, se ocultan sentimientos de venganza, ambiciones y luchas por el poder, exactamente igual que en territorio cristiano. En este sentido desempeña un papel crucial Freyia, la esposa del Jarl Thorgild Sigurdson, alias "Mano dura" o "El cruel", jefe de la aldea pero, en el fondo, sometido a los designios de su esposa, que ejerce como sacerdotisa mediadora entre su marido y los dioses.

Son aleccionadoras las escenas del rito funerario al que asistimos en ‘SIETE misioneros’, una ceremonia en la que el finado es subido a bordo de su barco, junto con sus pertenencias, para que parta al Valhalla, es decir, al más allá, y que, no por ya conocida – recuerden la película de Richard Fleischer ‘Los vikingos’, protagonizada por Kirk Douglas, Tony Curtis y Janet Leigh -, deja de resultar curiosa y elocuente, especialmente si está tan bien narrada gráficamente como ocurre en cada una de las viñetas que destina a este apartado Luigi Critone.

En resumen, ‘SIETE misioneros’ es un álbum que entretiene, que no es poco para lo que cae, que enseña cosas y resulta un goce visual para nuestras pupilas. Leyéndolo, uno que ya entró en años hace tiempo, no pudo evitar acordarse de un álbum de cromos de la valenciana editorial Maga, titulado ‘Vida y costumbres de los Vikingos’. Sniff, sniff. Buena lectura, mis improbables.

____________________

Ficha técnica ‘SIETE misioneros". Editorial Planeta DeAgostini, noviembre de 2008; Guión: Alain Ayroles; Dibujo y Tinta: Luigi Critone; Color: Lorenzo Pieri; Formato: Libro cartoné, 54 págs, color; Precio: 8’95 euros.

Noticias relacionadas

Deusto publica 'Leviatán. O la materia, forma y poder de una república eclesiástica y civil'

El libro más conocido de Thomas Hobbes, con traducción de Antonio Escohotado

La muerte

Un microrelato de Esther Videgain

"Creemos que lo sabemos todo de todos y no conocemos nada de nadie"

Entrevista al escritor Miguel Ángel Hernández

Cómo combatir y prevenir el acoso infantil

Una obra fundamental para aprender a detectar el bullying y empezar a combatirlo

"Este libro es mi aporte fruto de mi compromiso con los venezolanos"

Entrevista a ​Álvaro de Lamadrid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris