Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La desfiguración sustancial de monseñor Blázquez

Mario López
Mario López
sábado, 27 de diciembre de 2008, 23:07 h (CET)
La Conferencia Episcopal española sigue en su particular guerra contra los homosexuales. La sociedad laica, en cambio, no les discute a ellos su legitimidad de establecer las pautas de conducta que han de seguir sus fieles a lo largo de su vida y en todos los órdenes de la misma, pero tiene que soportar estoicamente los continuos empellones de la Iglesia. La Conferencia Episcopal, más que intentar sabotear nuestro ordenamiento jurídico, lo que debería hacer es llamar al orden a sus fieles: ¡sólo el 6% de ellos cumple con sus preceptos religiosos!

Si la sociedad laica se condujera como los profesantes católicos esto sería la repanocha. No me imagino una sociedad en la que tan sólo el 6% de los contribuyentes atendiera a sus obligaciones tributarias o que sólo el 6% de los hospitales, juzgados, medios de transporte público o institutos de enseñanza media funcionaran con regularidad. Creo que ese es el asunto que a los responsables de la Iglesia Católica española les debería tener ocupados. Si son incapaces de controlar más allá del 6% de sus fieles, ¿cómo pueden esperar que el resto de la sociedad les llegue a prestar atención algún día? Ahora Ricardo Blázquez comparece al ágora para invitarnos a superar la “desfiguración sustancial” que supone, según él, el llamar matrimonio a la unión de dos personas del mismo sexo. Parece que la Iglesia ha renovado su libro de estilo y lo que antes calificaba como “relación contra natura” ahora lo llama “desfiguración sustancial”. La transformación semántica no indica el menor cambio sustancial en la moral católica, si bien oscurece el mensaje. “Desfiguración sustancial” es un retruécano cursi más propio de los tiempos del alzacuellos de charol y el velo con rosario que de nuestros esplendorosos días de Internet y mp4. Ellos sabrán si quieren volver a la rancia retórica del seminario o aventurarse por nuevas galáxias lingüísticas. Pero uno ha de expresarse en los términos que puedan resultar más familiares a los individuos de los que se quiere ganar la atención, si es que se desea cosechar algún resultado positivo. En cualquier caso, éste no es un problema de la sociedad laica. La sociedad laica no entiende que el matrimonio entre dos personas del mismo sexo sea una “desfiguración sustancial” de nada sino un derecho consagrado en nuestra legislación. Y es ese código por el que la sociedad laica se ha de regir y no por los postulados de unos señores que deben su cargo a una cosmogonía de difícil digestión, que en su día gozó de gran predicamento pero que hoy parece estar en franco retroceso. Si la Conferencia Episcopal se quiere ganar el respeto de la sociedad laica lo primero que tiene que procurar es ganarse el respeto de sus fieles y, en segundo lugar, acatar el ordenamiento jurídico que nos hemos dado y que es para todos, incluida la Conferencia Episcopal, de obligado cumplimiento.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris