Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Movilizaciones sociales para el próximo 2009?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 27 de diciembre de 2008, 04:54 h (CET)
Bien, señores, les aconsejo que sigan mi ejemplo y procuren disfrutar cuanto puedan de las próximas Navidades, tanto desde el punto de vista espiritual y anímico, como desde el menos místico, pero igualmente agradecido, aspecto gastronómico; porque, es evidente que, después de esta tregua festiva en la que nos hemos querido olvidar de la precaria situación de nuestro país, España, se va a ver de nuevo conmocionada por los efectos de este colapso de la economía que nos lleva a mal traer. Y es que, la mala situación que está arrastrando a miles de empresas a la quiebra y al concurso de acreedores, lejos de amainar, de reconducirse y de dar señales de debilitarse, al menos en un futuro cercano; mucho nos tememos que, como les ocurre a algunos ciclones que se vuelven a realimentar del aire cálido y saturado reabsorbido del mar, lo que va a suceder es que, esta crisis pertinaz, que ha llegado a poner en jaque las finanzas globales de nuestro planeta, ante la aparente ineficacia de las medidas que están poniendo en práctica los gobiernos e instituciones financieras europeas y americanas –basadas, fundamentalmente, en el método de insuflar miles de millones de euros en forma de ayudas a las entidades financieras, para que éstas, a su vez, vuelvan a conceder créditos que permitan a las empresas encontrar el apoyo que precisan para salir de la situación de estancamiento en la que se encuentran actualmente –.; vuelva con más bríos y se cebe en lo que ya constituye la mayor preocupación de los ciudadanos de nuestro país, que es el aumento incontrolado e incontenible de la destrucción de puestos de trabajo.

Olvidándonos de las palabras, carentes de cualquier base fiable, pronunciadas por el señor Zapatero, respecto a una hipotética reanimación del empleo en febrero o marzo del 2009, gracias a los 8.000 millones de euros de ayudas concedidos a los ayuntamientos, para que éstos los inviertan en nuevas obras que, en la mayoría de casos, ni tienen previstas, ni son necesarias ni están en condiciones de emprenderlas dada la falta de medios y la situación precaria en la que se encuentran por falta de ingresos, fundamentalmente, debida al parón de la construcción que, vean ustedes la singularidad, tanto hace referencia a la construcción de viviendas privadas como a la de las VPO. Los últimos datos vienen a confirmar lo que ya se anunciaba respecto a que, los efectos de la crisis económica, comenzarían, por afectar especialmente a los inmigrantes que, con tanta alegría y falta de previsión, se permitió que se incorporaran a nuestro mundo laboral. Un botón de muestra: la Seguridad Social ha perdido 64.256 cotizantes extranjeros sólo en el mes de noviembre del corriente año. Debemos tener en cuenta que todavía tenemos registrados casi dos millones de extranjeros más y, punto y aparte, no sabemos, pero se presume que un millón más andan desperdigados por la península sin papeles y viviendo a salto de mata buscando trabajo, trabajando sin seguridad social o vegetando de la picaresca cuando no del delito.

El hecho de que el paro siga sin contenerse, que ya estemos en 3.000.000 de desocupados y que la desaparición de empresas se ha convertido en un hecho habitual en la rutina de los juzgados mercantiles que, dicho sea de paso, ya se quejan de estar saturados y de carecer de medios para resolver tal acumulación de percances; está empezando a tener consecuencias que, no por ser lógicas y haber merecido nuestro comentario en otros artículos de hace algunos meses, deben dejar de preocupar a la ciudadanía,por las consecuencias imprevisibles y evidentemente dramáticas que de tal situación se puedan derivar en cuanto al orden social, a la seguridad ciudadana y a la estabilidad del Estado de Derecho en nuestra nación. Ya es bien sabido que “a río revuelto ganancia de pescadores” y no hay duda de que, en nuestro país, existen algunos grupúsculos, determinadas sociedades secretas y no pocos activistas sindicales, políticos y terroristas que están deseando encontrar, en el descontento de parte de la masa social, el terreno propicio para desarrollar su labor de captación y donde implantar la semilla de la revolución. Atentos con estos movimientos estudiantiles que parece que están empezando a surgir, especialmente en Barcelona, que buscan excusas en cualquier acontecimiento, incluso ocurrido en un país extranjero, para intentar hacer todo el ruido posible, destruyendo lo que se les pone al paso y poniendo en un brete a una policía timorata, que no se atreve a actuar con contundencia por miedo de que la acusen de fascista y despiadada. Atentos con estos cambios que se están produciendo en los ámbitos sindicales, donde los señores Toxo y compañía parece que pretenden recuperar el protagonismo que su sindicato, CC.OO, tuvo en los últimos años del franquismo ( 1973)y los primeros años de la Transición, en los que camparon por sus respetos, sin que la Autoridad gubernativa ni las fuerzas del Orden Público supieran o quisieran poner coto a sus desmanes.

Si es cierto lo que anuncian las noticias de la prensa, si se confirman los augurios de que en marzo del 2009 España habrá destruido todo el empleo creado en los últimos 18 meses y la tasa de paro habrá experimentado un aumento del 39% en un año (informe de Adecco), es de sentido común que todos los esfuerzos del Gobierno para convencernos de que la crisis está en vías de solución, no tienen otra base que un voluntarismo interesado y absurdo de ZP y los suyos, para evitar que la espada de Damocles que pende sobre sus cabezas, rompa la crin de caballo que la sostiene, antes de que puedan intentar ponerse un escudo, que los proteja de sus consecuencias. Malas perspectivas si, como se anuncia, durante los primeros meses del año próximo se produce un aumento del desempleo de 1.000.000 de trabajadores y el ritmo de cierre de empresas, traslados a otros países y despidos por ERE’s, sigue como el de estos últimos meses del año 2008. Es obvio que si, a una situación crítica de la economía, se le añade la posibilidad de que, la inconformidad laboral promueva huelgas, algaradas, altercados y choques con las fuerzas del orden en las calles; si los habituales agitadores de la extrema izquierda, hacen su agosto encendiendo la llama revolucionaria en terreno abonado por la desesperación y la miseria o, los separatistas, sea por medio del incremento de su actividad terrorista o lo sea por el ejercicio de su habitual chantaje al Gobierno, pidiendo imposibles que el Gobierno no pueda aceptar y que, por añadidura, creen los recelos del resto de autonomías respecto a quedar marginadas de las mejoras a las que aspiran; es posible, señores, no sería extraño, que debamos enfrentarnos a un periodo de gran inestabilidad social, de aumento de la delincuencia, de incremento de huelgas y manifestaciones y de intentos de los eternos activistas de conseguir muertos en la calle que sirvan para alimentar el furor de las masas contra el orden establecido. Atentos a todo esto que, no sé por qué, me trae reminiscencias de otros tiempos que muchos pensamos que nunca volverían y, no obstante, ahora no parece tan imposible pensar que se puedan repetir.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris