Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   ¿Es sólo un deporte?   -   Sección:  

Seguimos esperando

Miguel Cañigral
Miguel Cañigral
@mcanigral
jueves, 25 de diciembre de 2008, 08:02 h (CET)
¿Acaso el fútbol no sobrevive gracias a su público? Claro que si. Hace décadas que al fútbol dejó de interesarle la venta de sus camisetas o el dinero que ingresa con las entradas de cada partido. Con eso, sólo se pagan las enormes facturas de luz y a algún que otro empleado.

Sin esa publicidad que nos invade allá dónde vamos el fútbol no sería nada. Mejor dicho. El fútbol no sería nada sin esos aficionados que atraen a las marcas para anunciarse y firmar acuerdos de colaboración (millonarios) con los clubes de fútbol. Así que si esa afición desapareciese también lo haría la publicidad y como consecuencia el club. Pero la relación entre un equipo y su afición está tan ligada por sentimientos y pasión, que sería muy complicado encontrar un público infiel a su club y capaz de darle la espalda den los momentos difíciles.

Pero esta situación también aporta una ventaja a esos que acuden todos los domingos al campo o que no se pierden un partido desde el sofá de casa. Y es que, en un momento dado, pueden ser ellos quienes tomen las decisiones. Quizás no directamente, pero si quieren ver fútbol en Navidad, pueden, podemos obligar a los clubes.

El fútbol, seamos sinceros, no es una profesión como otra cualquiera. Muchos hemos soñado con ser futbolistas algún día. Son deportistas de alto nivel a los que les exige una dieta, un ejercicio continuado y una regularidad. Pero trabajan dos horas al día, ingresan sueldos infinitamente desproporcionados y gozan de un estatus inalcanzable para la mayoría.

No realizan tareas similares a las de los médicos, carteros, albañiles, vendedores, etc. La tarea de un futbolista es la de entretener. El fútbol es un deporte con el que se entretiene a la gente que acude a los estadios. Es la versión moderna de los coliseos con su gladiadores. El fútbol es un deporte para la mayoría de los que lo practican, pero es un espectáculo para la minoría que sobrevive gracias a él.

Y como tal espectáculo se debe a su público. Pero seguimos, un año más, sin tener fútbol en Navidad. Esto forma parte de la modernización que ha de llevar a cabo el fútbol español si quiere continuar codeándose con las grandes ligas europeas. Ya no es sólo un deporte, es un negocio y un espectáculo que debe buscar nuevos entradas de financiación y explotación de sus recursos.

Mientras tanto, seguimos esperando que nos hagan un regalito por Navidad.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris