Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Navidad 2008. Un Niño pobre y rico en amor

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
jueves, 25 de diciembre de 2008, 14:49 h (CET)
La Navidad se palpa incluso en los países de tradición no cristiana, que, en lo exterior, imitan nuestra alegría. "¿Cómo nos vamos a perder nosotros la Navidad?"- dicen los tailandes-, y adornan sus centros comerciales y ponen el árbol, tradición navideña de Centroeuropa (Su forma triangular representa a la Santísima Trinidad y las luces con que lo adornan, a Cristo).

En Occidente y en América, la Navidad es fiesta llena sentido: festejamos el nacimiento del Hijo de Dios. Él tomó nuestra naturaleza para salvarnos, solidarizándose con el hombre en sus sufrimientos: "se hizo igual en todo a nosotros, menos en el pecado" (Heb 4,15), que procede de la mala voluntad. Para un cristiano, la Navidad despierta alegría, paz, ternura, delicia de amor; es comunión con Dios, con la familia y con los necesitados. Para un cristiano auténtico, siempre es Navidad. Sin acordarnos de los pobres, ¿se podrá sentir la Navidad? "El Verbo de Dios se hizo Hombre, y habitó entre nosotros" (Jn 1,14). Con Él, nos visita la Esperanza, que engendra un clima para la ternura, la ternura contagiosa de Dios hecho Niño. Al Niño Jesús, Dios Humanado, ¿alguien le puede temer? Dios se nos da en la sencillez de un Niño, y no desdeña ni siquiera al pecador: "hay más alegría en el Cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan perdón" ¿Quién puede temer a un Niño pobre y rico en amor?

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris