Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Navidad 2008. Un Niño pobre y rico en amor

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
jueves, 25 de diciembre de 2008, 14:49 h (CET)
La Navidad se palpa incluso en los países de tradición no cristiana, que, en lo exterior, imitan nuestra alegría. "¿Cómo nos vamos a perder nosotros la Navidad?"- dicen los tailandes-, y adornan sus centros comerciales y ponen el árbol, tradición navideña de Centroeuropa (Su forma triangular representa a la Santísima Trinidad y las luces con que lo adornan, a Cristo).

En Occidente y en América, la Navidad es fiesta llena sentido: festejamos el nacimiento del Hijo de Dios. Él tomó nuestra naturaleza para salvarnos, solidarizándose con el hombre en sus sufrimientos: "se hizo igual en todo a nosotros, menos en el pecado" (Heb 4,15), que procede de la mala voluntad. Para un cristiano, la Navidad despierta alegría, paz, ternura, delicia de amor; es comunión con Dios, con la familia y con los necesitados. Para un cristiano auténtico, siempre es Navidad. Sin acordarnos de los pobres, ¿se podrá sentir la Navidad? "El Verbo de Dios se hizo Hombre, y habitó entre nosotros" (Jn 1,14). Con Él, nos visita la Esperanza, que engendra un clima para la ternura, la ternura contagiosa de Dios hecho Niño. Al Niño Jesús, Dios Humanado, ¿alguien le puede temer? Dios se nos da en la sencillez de un Niño, y no desdeña ni siquiera al pecador: "hay más alegría en el Cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan perdón" ¿Quién puede temer a un Niño pobre y rico en amor?

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris