Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

El "Boss Key" no sirve

Octavi Pereña
Octavi Pereña
jueves, 25 de diciembre de 2008, 07:58 h (CET)
Me sorprendió leer que algunos equipos informáticos están provistos con un dispositivo especial llamado ‘Boss Key’. Si alguien está jugando en horas de oficina, cuando se supone que debería estar trabajando y alguien entra, aprieta la tecla ‘Boss Key’ y automáticamente cambia el aspecto de la pantalla, escondiendo lo que se estaba haciendo.

Intentar esconder lo que se hace mal es un acto reflejo espontáneo. No hace falta pensar y dejar pasar unos segundos antes de pulsar la tecla que esconde el timo. Nos sentimos culpables cuando hacemos algo que sabemos está mal, pero no queremos admitir nuestra culpabilidad.

Después de 40 años vagando por el desierto, los israelitas atravesaron el río Jordán y conquistaron la ciudad de Jericó., el primer objetivo para poder asentarse en la Tierra Prometida. Fue una victoria muy sonada ya que al sonido de trompetas y el grito de guerra del pueblo, las murallas de la ciudad se desplomaron y pudo ser conquistada fácilmente. Esta victoria hizo pensar a los judíos que la conquista de la Tierra prometida sería coser y cantar. El próximo objetivo era la pequeña ciudad de Ai. No hace falta enviar a todo el ejército, pensaron. Con unos pocos soldados nos apoderaremos de ella. Huyeron con el rabo entre las piernas, dejando algunos muertos a sus espaldas. ¿Qué ha pasado? Se investiga el fracaso y con la intervención divina se descubre que un soldado había robado oro, plata y una capa babilónica de gran valor, y lo había escondido bajo tierra en su tienda. Acán, así se llamaba el ladrón pulsó la tecla ‘Boss Key’ creyendo así que nadie descubriría su fechoría. Se equivocó y su hurto provocó una vergonzosa derrota militar.

Acostumbramos a creer que las acciones personales sólo afectan a sus autores. Grave equivocación. Un ludópata arruina a su familia. Un alcohólico o drogadicto fomenta la miseria entre sus allegados. ¿Cuántos robos se han tenido que hacer para crear esta crisis financiera de ámbito mundial que tantos estragos ocasiona a todos los niveles? En vez de buscar a los culpables para que paguen por sus estafas, por su codicia, por la mala administración hecha, se intenta esconder el fraude inyectando miles de millones de euros y dólares. Esconder la suciedad debajo de la alfombra no la hace desaparecer: prolonga la agonía.

Volvamos a Acán, el responsable de la derrota militar de Israel. Tuvo que pagar con su vida su pecado. Podemos taparnos mutuamente nuestras vergüenzas, pero el pecado siempre cobra su peaje. Problemas familiares, enfermedades incurables, quiebras empresariales, una crisis financiera mundial e incluso la muerte, si antes no se ha producido aun auténtico arrepentimientos seguido de un cambio de actitud. Es una mala filosofía confiar con que con sólo pulsar la tecla ‘Boss Key’ nadie se dará cuenta de nuestras fechorías. El ojo invisible de Dios examina las profundidades del alma y descubre sus secretos más escondidos y no da por inocente al culpable.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris