Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Reacción a una injusticia

Helena Trujillo (Málaga)
Redacción
miércoles, 24 de diciembre de 2008, 10:41 h (CET)
Hoy en todos los telediarios se anuncian los candidatos a los premios Goya, pero no es oro todo lo que reluce. Sabemos que la mierda se esconde debajo de las alfombras (también de las alfombras rojas) y aunque todo parezca glamour las injusticias también llegan al mundo del cine. Un “inocente” error, un “descuido”, un “olvido” ha dejado fuera de la competición a la película Mi única familia. Freud el siglo pasado ya advertía que los lapsus, los olvidos, los actos causales estaban sobredeterminados por el inconsciente, que no existía la casualidads y, en este caso, rodeados de psicoanalistas, los responsables de la Academia de Cine Española deberían cagarse “patas abajo”.

Es reciente la trayectoria de la productora Cinenormal, formada por 35 compañeros y amigos, poetas, psicoanalistas, artistas que, unidos por su pasión por el cine, decidieron embarcarse en lo que es denominado el séptimo arte. En poco tiempo han logrado, no sin muchos esfuerzos y gran inversión económica, realizar dos largometrajes. ¿Infidelidad? y Mi única familia. Ambas películas de gran belleza, donde el lenguaje poético y un intenso amor por los grandes autores cinematográficos, llegan con su mensaje hasta personas de toda clase social con un poco de sensibilidad. Aunque, como decía el gran Aldo Pellegrini, al igual que la poesía es una puerta cerrada a los imbéciles, las buenas películas también parecen cerradas a las cabezas de chorlito que sólo saben bajarse los pantalones ante ciertos poderes económicos.

Lejos de valorar el producto artístico, de apoyar el crecimiento de los jóvenes autores, de acercar un cine diferente a unos espectadores hastiados de tanta película insulsa, nuevamente se corta de un hachazo en la yugular la posibilidad de difundir lo bello, lo verdadero, lo incandescente. Sin embargo, hay que reconocer, que como pasa en otras disciplinas (la poesía, la pintura, el psicoanálisis) nadie logrará callarnos, porque aprendimos de los grandes poetas que hay que buscar las rendijas, no las llaves.

Noticias relacionadas

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue

Os equivocáis

Me había prometido a mí mismo no nombrar al partido político que parece ser que lo está petando

Obligaciones colectivas

Universalizar la educación tiene que ser la mayor de las prioridades

Investigadores

No, los investigadores a los que me refiero, no se dedican a buscar las miserias de los demás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris