Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Sonó la voz del profeta ¡todos a temblar!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 22 de diciembre de 2008, 12:27 h (CET)
No sé qué es lo que tendrá que ocurrir en España para que todos estos que tanto confían en el señor Zapatero, se caigan del guindo; pero lo que sí sé es que, cuando uno lee en la prensa algunas informaciones o se entera de alguna de estas noticias que, con tanta frecuencia, nos van llegando glosando las actuaciones y decisiones de nuestro Gobierno –no sé si para intentar hacer frente a la recesión económica o con el ánimo puesto en intentar agravarla, para ver si consigue que, en España, se vuelva a armar la de Dios es Cristo y los españoles nos liemos de nuevo a gorrazos en un nuevo intento de reescribir la memoria de lo que fueron los sucesos del 18 de julio de 1936 y de las causas que dieron lugar a que se produjeran –, puede llegar a pensar que nuestra nación está poblada por orates guiados por un gran pope, un iluminado desquiciado, que los acompaña directamente al gran valle de Josafat para someterlos al juicio Divino. Porque, señores, uno no sabe si está soñando y el gobierno actual pertenece al PSOE o, en virtud de un hechizo maligno, nos lo han transformado en una oligarquía financiera o en un sistema presidencialista asesorado por banqueros o en un híbrido, en el que las ideas, las actuaciones, decisiones y las concepciones políticas se vayan alternando en función de las conveniencias de cada momento; pero lo que es evidente es que el sistema de Estado propugnado por Montesquieu, ha dejado de aplicarse y hemos entrado en una fase en la que cada cual tira por su lado, buscando su provecho despreocupándose de los demás...

Porque, señores, lo que está sucediendo en España en estos momentos, sería materia para un detenido estudio psicopatológico sobre las capacidades mentales de nuestros gobernantes y de aquellos que, en el colmo del cinismo y de la más deyecta deformacion del capitalismo de pandereta, les bailan el agua para, entre todos, conseguir acabar con lo poco decente que queda en nuestro país. Si quieren una muestra de ello la tenemos en este Real Decreto 1804/2008 de la Presidencia, del día 3 del pasado mes de noviembre, sobre el “fraude fiscal”, en el que, de matute, sibilibamente y con alevosía, a través de una disposición final, se cuela una bicoca para los banqueros y sus ejecutivos, aquellos mismos que vienen recibiendo las ayuda del Gobierno, a cargo de nuestros impuestos, y cuyas entidades han reconocido beneficios, el pasado año, por más de 114.000 millones de euros. Pues estos magnates (no mangantes, no confundir) ya recibieron el aguinaldo del Gobierno al ser favorecidos con una fiscalidad preferente que les permite tributar a sólo el 18% por el IRPF por los interese que devenguen sus cuentas y depósitos o el rendimiento que les generen las compras de bonos, cédulas obligaciones o préstamos que realicen.

Cualquiera de estos banqueros que quiera reforzar su entidad en la que tenga participación por medio de un préstamo, para capitalizarla, los intereses que pudiera devengar de tal operación sólo tributarían al 18% lo que, para cualquier otro empresario de otro tipo de empresas, como pudiera ser una tienda de electrodomésticos, le supondría pagar un IRPF del 43%. Y por si fuera poco, esta nueva medida se va a aplicar con efecto retroactivo ¡una medida fiscal que goza de tal circunstancia!, desde el 1/1/2008. Pero no acaban aquí las peregrinas medidas del Gobierno para intentar hacerse con el dinero del que carece, con el objeto de hacer frente a su desvarío referente al aumento descontrolado del gasto público y, para ello, ha decidido atraer del extranjero cualquier clase de dinero, sin averiguar origen ni procedencia, aunque venga de los paraísos fiscales, mafias, organizaciones criminales o piratería; que sea invertido en Deuda Pública española, cuyos rendimientos, vean la discriminación fiscal con respecto a los ciudadanos españoles, estarán exentos del pago de impuestos. Ya me dirán ustedes si todos estos cambalacheos, estas distinciones entre unos españoles y otros a la hora de pagar impuestos (con la agravante de que, en el caso que nos ocupa, favorece de una manera verdaderamente inmoral a los más favorecidos por la fortuna y perjudica a las clases menos favorecidas por la fortuna) y, con la agravante, de que todo este proceso, si bien se ha hecho a través de disposiciones legales, en este caso Decretos, medida poco usual para modificar leyes fiscales; han evitado que pasara por el Congreso de Diputados y, para mayor INRI, se ha llevado a cabo solapadamente, sin ruido ni publicidad, con la evidente intención de evitar que este acuerdo gobierno-banqueros sea lo más secreto posible puesto que, a un Ejecutivo de corte socialista, como el que tenemos en España, le puede resultar muy embarazoso explicar a sus bases que, mientras la mayoría de los españoles estamos sufriendo los efectos de la crisis sin que, hasta este momento, se nos haya ayudado en nada, a los grandes ejecutivos de la banca, a sus hijos y a sus sobrinos, se les prime el ser ricos con mejoras fiscales que sólo les atañen a ellos.

Todas las ayudas que han ido recibiendo los bancos, a cargo de los 50.000 millones de euros que el Estado destinó a facilitarles liquidez, para que dieran créditos a las empresas; hasta estas fechas no han tenido ningún efecto, porque las entidades crediticias permanecen cerradas a conceder créditos, como si no hubieran recibido ni un solo centavo. Al parecer, han preferido sanear sus activos a asumir el riesgo de que la morosidad acabara descapitalizándolas. Una morosidad que alcanza cifras preocupantes y sigue creciendo a medida que nos sumergimos más en la crisis. Si en 2007 creció un 33% respecto a la del año 2006, vemos que esta tendencia se ha mantenido en el 2008 llegando, en septiembre, a niveles superiores al 4% (el 2% a principios del 2007). El correctivo ha sido ejemplar para esta gran masa de españoles acostumbrada a gastar a “golpe de tarjeta de crédito”, fiándose en la bonanza económica. De ocupar un 5º puesto en el 2003, en el ranking de países de su entorno, en concepto de crédito consumo per capita, en el 2007, estaba situada en el tercer lugar, con una propensión a consumir de un 90%; siendo el país en el que las familias disponen de menos renta.

Claro que, con su optimismo endémico, nuestro mister Bean particular (cada día se parece más al personaje cinematográfico), el señor ZP va ejerciendo de profeta, sin inmutarse ante los fracaso precedentes, dando muestras de tener una fe en sí mismo lindante con la temeridad o el ridículo, según desde que ángulo se quiera observar. La última de este señor ha sido afirmar, sin enrojecerse, que a partir de marzo o abril el empleo entrará en fase de recuperación gracias a las medidas del Gobierno de insuflar a los ayuntamientos 8.000 millones de euros. Dios quiera que acierte, aunque sea por churro, pero la obligación de las corporaciones municipales de invertir en obras que ni estaban previstas, dejándolos colgados en cuanto a las deudas que han venido contrayendo, por causa de la baja de ingresos por arbitrios y permisos de obras (debido al paro en la construcción), nos podría hacer pensar que mejor destino se les pudiera haber dado ayudando a sanear sus deteriorados presupuestos. En fin, deberemos acostumbrarnos a que este gobierno socialista se siga columpiando, colgado de la espada de Damocles que pende sobre España, rezando para que, el fino hilo que la sostiene, no acabe por romperse y espada, gobierno y todos los españoles detrás, no acabemos por precipitarnos al profundo hoyo de los infortunio.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris