Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

De judíos y romanos

Mario López
Mario López
domingo, 21 de diciembre de 2008, 08:09 h (CET)
Para estas fechas tan señaladas recomendaría al personal la lectura de la última novela de Eduardo Mendoza, “El asombroso viaje de Pomponio Flato” que, a mi modo de ver, bien pudiera ser la aproximación más verosímil que nunca se haya hecho a lo que hemos dado en llamar la Historia Sagrada. En síntesis nos cuenta cómo el pueblo judío acaba por meternos en la historia de la modernidad a golpe de mesías.

Que Palestina, quitando Galilea, es un insignificante erial y que el derecho romano es lo único que nos salva de la brutal naturaleza de nuestra especie. Todo esto contado a través de la mirada hambrienta de un patricio romano que sufre de terribles flatulencias, en un mundo de hombres entregados a su afán sodomizador. Haciendo abstracción de la distancia temporal en la que estamos situados con relación a aquellos días de latines y hebreos, la verdad es que hoy estamos prácticamente en las mismas. De crisis en crisis y sojuzgados por la tiranía del capitalismo, adorando a todo tipo de dioses que nos despiertan las más bajas pasiones; un mundo gobernado por patricios que se dan la gran vida a costa de la estupidez humana y el resto, que no se yo cómo calificar, si de libertos o esclavos nubios. Hoy en día, en cambio, no son los judíos los patrocinadores de la revolución permanente contra el imperio, ni la paz romana es romana sino yanqui -ni tampoco paz-, pero viene a ser lo mismo. Ahora que el nuevo coordinador de IU, Cayo Lara –que también tiene nombre de patricio- nos va a llamar a la huelga general, yo animaría al personal, una vez leído el libro de referencia, a tomar la Moraleja, lapidar a los ricos y, como ya hicieran los homeless en la capital del Imperio, entrar a saco en los grandes almacenes. Al capitalismo sólo se le puede vencer si el pueblo llano se hace con sus mercancías. Todo lo demás es marear la perdiz. Ahora que estamos en época de belenes, montemos el mayor belén de nuestra historia. No me importa lo más mínimo que a Botín se le atragante el roscón de reyes.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris