Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Confianza, ¿qué motivos hay para tenerla?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 21 de diciembre de 2008, 08:09 h (CET)
Se me ocurre reflexionar sobre las estadísticas que, con tanta profusión, van haciendo los distintos medios de comunicación, los partidos políticos y el CIS o sea, el propio Gobierno, acerca de distintos temas que se supone que preocupan a los ciudadanos de a pie y que, por ello, pueden influir en su futuro comportamiento como electores. Debemos decir que, el tratamiento que la clase política dispensa al pueblo difiere sustancialmente cuando se trata de conseguir el voto de cada elector, del que se le otorga cuando los políticos tienen asegurada su correspondiente poltrona, momento en el que suelen sufrir verdaderos ataques de amnesia y, en consecuencia, da la sensación de que todo aquello que ofrecieron, cuando iban a la caza del voto, por arte de… ¡vayan ustedes a saber qué clase de sortilegio!, queda convertido en humo, que se diluye en la nada del olvido. Pero, si hay una de estas encuestas que se viene sosteniendo con firmeza, que aumenta a medida que la crisis va adquiriendo más intensidad y que constituye un común denominador entre los de las izquierdas y los de las derechas; es, sin duda, aquella que deja constancia de la confianza de los españoles en sus gobernantes, políticos y en la gestión de los mismos, en orden a la lucha contra la crisis que estamos padeciendo, cada día más. El nivel que el pueblo español les concede a sus dirigentes y la calificación que les otorga, como garantes del futuro de España, bastaría para que, si tuvieran un ápice de vergüenza, todos ellos, todos los que nos gobiernan, tanto en el gobierno Central como en las autonomías, liaran sus petates y desparecieran del escenario público a la mayor celeridad posible.

Llama la atención cuando el señor ZP nos pide confianza en su gestión utilizando para ello la más flagrante de las mentiras cuando achaca a aquellos que, hace más de un año, anunciaban el peligro de recesión de haber sido los que lo ocultaron y, a cambio, se atribuye a él y su gobierno el haber sido los primeros en anunciarlo y prevenirlo, cuando, lo que ocurrió es que lo estuvieron negando, obstinadamente, hasta que la realidad y los efectos papables de la crisis nos pillaron de lleno. Es curioso que el señor Solbes, que ha estado rectificando sus posiciones al ritmo de opinión contradictoria por semana, desde aquellos tiempos en los que negaba rotundamente la crisis hasta que, asustado de sus propios errores, se haya convertido en el único miembro del Ejecutivo que afirma que estamos metidos en el peor atolladero económico y financiero de nuestra historia, permanezca todavía en su cargo ¿Son estos motivos para otorgarles nuestra confianza? Pero, ¿ no recuerdan ustedes cuando nos prometían, no hace mucho, pleno empleo para el 2009?, lo hizo Zapatero con toda solemnidad y criticando al señor Aznar que dejó desempleo, pero había rebajado la cifra en 5 millones de trabajadores. ¿Existe hoy, en España, alguna persona que pueda pensar, ni en el más fantasioso de sus sueños, que el paro disminuya el año que viene? Si ya tenemos 3 millones de parados y no hemos terminado aún el año, con las perspectivas que se nos anuncian y con el reguero de empresas que acuden a los ERE’s para rebajar sus plantillas; nos podríamos dar con un canto en los dientes si, el año que viene, no vuelve a aumentar en otro millón más, por ello ¿es una perspectiva, ésta, para que aumente nuestra confianza en el Ejecutivo?

Nos dicen que quieren erradicar el terrorismo y es cierto que detienen a etarras, pero ¿por qué motivo, si hay jueces y expertos jurisconsultos que lo apoyan (el TS incluído) el Gobierno es reticente en eso de expulsar a los de ANV,de los ayuntamientos que controla? Las excusas que dan Bermejo y el Pepiño Blanco parecen más encaminadas a defender a los pro etarras de ANV, para que sigan gozando de sus sueldos y prebendas en los 42 ayuntamientos que, por muchos aspavientos que hagan para convencernos, intentar por todos los medios expulsarlos para evitar que sigan ayudando a la ETA, con sus aportaciones crematísticas. Tampoco esta actitud favorece el que tengamos confianza en el gobierno. Como poco ayuda a ello el que, el ministro de Trabajo, señor Corbacho, nos quiera engañar afiliando a niños a la Seguridad Social para disimular la baja de afiliaciones o que se den ayudas a constructoras y bancos mientras las empresas pequeñas, las Pyme,s van quebrando por falta de créditos.

Pero cuando uno escucha al señor Bono decir: · No ha nacido ni se espera al español que valga más que otro”, quizá le deberíamos recordar que su mismo partido, el PSOE, está actuando como si los españoles, según las autonomías en las que han nacido o viven, tienen distinto trato, diferentes oportunidades, más comodidades o mejor nivel de vida. En Catalunya, por ejemplo, donde preside la comunidad un socialista, el señor Montilla, no parece que los catalanes acepten de buen grado la máxima del actual Presidente del Congreso de Diputados porque, vean ustedes como se han agenciado un Estatut que prevé mejor financiación, más independencia, mayores preferencias y menos solidaridad con el resto de autonomías. No creo que tampoco, en este caso, debamos concederle mayor confianza al Gobierno por consentir y colaborar en semejante discriminación. Pero donde las arbitrariedades del actual Ejecutivo se han mostrado con mayor evidencia, ha sido en el trato que se le ha dado a la Justicia. La forma descarada en como se ha beneficiado a determinados presos etarras, cuando le ha interesado al PSOE para negociar clandestinamente con la ETA; el distinto trato que se les ha dado a los cargos políticos que han prevaricado según fueran del PSOE (Baleares y otras comunidades) y la feroz y desproporcionada actuación de las fuerzas policiales cuando se ha tratado de miembros del PP (Canarias etc) quedó plasmada antes de las elecciones autonómicas, en las que los fiscales justificaron no actuar en contra de los prevaricadores socialistas de las Baleares, “por no interferir en el periodo electoral”; como si dejar de sancionar a unos políticos corruptos fuera una práctica habitual en la judicatura durante el periodo de elecciones.

La actuación, claramente partidista del TC; las impresentables conductas de algunos fiscales instruidos por el Fiscal General, señor Conde Pumpido, y las baladronadas del juez Garzón pretendiendo llevar al banquillo a Franco y a los generales fallecidos de la pasada Guerra Civil, saltándose la legalidad vigente y derrochando el dinero de los contribuyentes, no creo que haya servido de mucho en el empeño de restablecer la confianza de los ciudadanos en la Justicia y en los encargados de aplicarla. No, señores, no hay motivos para que el pueblo español les otorgue su confianza a los políticos de uno u otro bando; porque si ZP y los suyos nos engañan, el señor Rajoy y los suyos sólo hacen que reírle las gracias y, para eso, ¡maldita la falta que nos hacen!

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris