Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Zimbabwe: ¿Diamantes de sangre?

María Teresa Vaquero (Pamplona)
Redacción
viernes, 19 de diciembre de 2008, 18:51 h (CET)
Cuando contemplamos extasiados una sortija con diamantes, no nos imaginamos de dónde proceden y mucho menos a quién favorece su venta.

Es por ello interesante el acercarnos a la noticia publicada por la agencia de noticias IRIN (www.Irinirinnews.org) explicando lo que sucede en la actualidad en Zimbabwe.

La sociedad civil pide que se suspenda a Zimbabwe del Proceso Kimberly, un plan de certificación internacional para evitar que los diamantes provenientes de conflictos entren en el Mercado del dólar. Los participantes en el Proceso Kimberly son gobiernos, la industria del diamante, ONGs implicadas y la sociedad civil. Este proceso comenzó en Enero de 2000 con el objetivo de certificar la procedencia de los diamantes para evitar la comercialización de los llamados diamantes de sangre, diamantes procedentes de zonas en guerra que son empleados para financiar conflictos. El Proceso surgió gracias a la presión de la opinión pública, debido a los horrores provocados por las guerras civiles y a la necesidad de las multinacionales del diamante de proteger sus intereses. La Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció que los diamantes de las zonas en conflicto eran un factor de importancia crucial en la prolongación de guerras brutales en algunas partes de África y destacó que los diamantes lícitos contribuían a la prosperidad y al desarrollo en otras partes del continente.

Los diamantes de zonas en conflicto proceden de zonas controladas por fuerzas o facciones opuestas a gobiernos legítimos e internacionalmente reconocidos y se utilizan para financiar actividades militares en contra de esos gobiernos, o en contravención de las decisiones del Consejo de Seguridad.

Para poder distinguir un diamante ilícito de otro lícito, una forma efectiva es el establecer un régimen bien estructurado de “certificados de origen”. Es necesario que los Estados Miembros y la industria del diamante adopten formas adicionales de fiscalización para garantizar la efectividad de este régimen. Esas medidas comprende la introducción del certificado como norma en los países exportadores de diamantes, la transparencia, la comprobación de cuentas y la supervisión del régimen, así como nuevas leyes contra los que no cumplan lo dispuesto en él.

Global Witness, una organización no gubernamental que lleva a cabo una campaña sobre este tema, dijo el 12 de diciembre que los miembros de la coalición de la sociedad Civil del Proceso Kimberly piden al Proceso que suspenda a Zimbabwe de ese sistema, debido a la reciente violencia empleada por el gobierno para hacerse con el control de los campos de diamantes de Chiadzwa, en la provincia de Manicaland. En las pasadas semanas en Zimbabwe, 50 buscadores de diamantes han sido asesinados.

La mayoría de los campos de diamantes están situados en la zona de Marange, a unos 60 km al suroeste de la capital, Mutare, cerca de la frontera con Mozambique. La Mining Development Corporation, perteneciente al gobierno, es responsable de los diamantes, que son comercializados por otra sociedad estatal, la Minerals Marketing Corporation of Zimbabwe (MMCZ).

El gobierno de Estados Unidos ha sancionado a las dos organizaciones, en respuesta a las elecciones recientes que fueron ampliamente condenadas por no ser libres y claras, por “minar el proceso democrático y las instituciones en Zimbabwe".

Hay también indicios de que una gran cantidad de diamantes procedentes de Zimbabwe son motivo de contrabando a otros países, contraviniendo la convención del Proceso Kimberly. En los últimos meses, contrabandistas han sido arrestados en la India y Dubai, portando gran cantidad de diamantes provenientes de Zimbabwe.

El gobierno de Zimbabwe tiene pocas divisas, su economía está colapsada, el desempleo es del 80%, la escasez de alimentos afecta a más de la mitad de la población, y la última cifra de inflación anual es enorme.

"Los ingresos debidos a los diamantes – ya sean obtenidos y vendidos dentro o fuera del control del gobierno- apoyan al gobierno de Robert Mugabe , que es represivo y de violencia creciente.

Tal y como indica Martin Chungong Ayafor, Presidente del Grupo de Expertos sobre diamantes y armas en Sierra Leona:

“A veces se dice que los diamantes son eternos. Pero las vidas no lo son. Tenemos que evitar que la gente sufra la experiencia terrible de la guerra, las mutilaciones y la muerte por causa de los diamantes de zonas en conflicto”.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris