Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Los liberales españoles contra el Mayo del 68

Mario López
Mario López
martes, 16 de diciembre de 2008, 22:59 h (CET)
Los nuevos liberales –antiguos fascistas- están inmersos en una terrible campaña contra todo lo que huela ligeramente a libertad de espíritu y, lo que aún es más grave, contra la poesía. Se reúnen en el CEU San Pablo para condenar la máxima libertaria más liberal de la más primaveral de todas las primaveras: “prohibido prohibir”.

Asustados por este sin dios en el que ha caído la modernidad, han cerrado el corazón a la poesía y han pasado una expresión nacida de la retórica del alma por la criba del entendimiento.. “Prohibido prohibir” no nació para imponernos la amoralidad, la claudicación de la necesaria autoridad de los padres. “Prohibido prohibir” es un grito desesperado del cautivo. Del preso que vive el presidio de sus sentimientos en la cárcel de una sociedad despótica e intransigente: la sociedad que representan el CEU San Pablo, la Conferencia Episcopal, el PP, la FAES y los Legionarios de Cristo, como en aquellos tiempos la aburguesada Francia que alimentó aquel grito maravilloso. “Prohibido prohibir” no pretende eximirnos de las inexcusables obligaciones que para cualquier ser humano, que tenga un mínimo de sentido, son prácticamente la razón misma de su existencia. Porque impedir que un niño haga de su capa un sayo, atentando manifiestamente contra su propia integridad y la de los demás, no es prohibir sino educar. Prohibir, en el sentido poético que tiene dentro de aquella espléndida colección de aforismos que dio el Mayo del 68, significa obligarte a renunciar a aquello que te pertenece por el mero hecho de existir. Prohibido ser uno mismo es lo que quiso prohibir aquel poeta francés. Los liberales españoles resultarían menos patéticos y grotescos si dejaran de llamarse liberales y volvieran adoptar el nombre por el que siempre se les ha conocido.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris