Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Somos Extremadura

Ángel Morillo (Badajoz)
Redacción
jueves, 18 de diciembre de 2008, 00:58 h (CET)
Después de 25 años rompiendo cristales y de Estatuto de Autonomía (recientemente celebrado en Mérida con el slogan de “día del orgullo extremeño”) ha quedado claro que los extremeños le hemos ganado la batalla al subdesarrollo y nos hemos encaramado en la cabeza del Estado del Bienestar. ¡Somos los mejores en todo!:

El mayor índice de pobreza relativa (40%); el mayor índice de paro (seis puntos por encima de la media, y subiendo); el mayor número –porcentualmente, claro- de contratos de trabajo temporales y de contratos basura; el salario medio más alto de todas las Comunidades (lógicamente, metiendo un gol al INE incluyendo los sueldos de nuestros políticos para el cálculo) y, en consecuencia, la renta per cápita más alta del País y la media más alta en pensiones (y si no que se lo pregunten al Sr. Ibarra que, parece ser, que cobra 8.000 €/mensuales, amén de algunos privilegios sólo reservados a tan alto dignatario regional).

La Comunidad Autónoma donde vestido, calzado (casi todos, es un decir, llevamos Pikolinos), la luz, el agua (tenemos más pantanos que nadie y eso se nota), el gas (a los que les llega), etc., tienen el mejor precio y donde, como no podía ser de otra forma, se pagan menos impuestos (lo del IRPF y DONACIONES más caro de España es anecdótico), sobre todo los ricos que no declaran (nueve de cada diez) y ciertos colectivos de profesionales.

La región donde la sanidad y la justicia (que ya mismo nos van a transferir) son un ejemplo para el resto del Estado, tanto que somos quienes de menos médicos por cada mil habitantes necesitan y los que vamos a tener la mejor justicia, pues, para empezar, se van a declarar en huelga los jueces, ¡ojo al parche!

También somos los mejores, modestia aparte, sin duda, en educación, pues aunque España tenga las peores Universidades de la OCDE, las nuestras son las ¿mejores? y mejor dotadas del País, hasta el punto, que el próximo curso le vamos a regalar a cada estudiante un ordenador portátil. Además de que tenemos nada menos que 231 Universidades Populares para “formar” al ciudadano de a pie, ¡ay es nada!

¿Y en comportamiento cívico, quién nos gana? Tenemos el botellón más extendido y menos rígido del País, sobre todo entre los bebedores menores de edad y los cafres y garrulos, pero no vean lo que hemos ganado en relaciones, especialmente sexuales (una de cada cinco ciudadana que aborta es menor de edad, seis puntos por encima de la media nacional).

Somos, sin ningún género de duda, los reyes de la economía. Crecemos mientras las demás regiones entran en recesión, eso sí, a base de ayudas con el dinero de todos, una y otra vez y muchas veces, para empresarios, latifundistas, especuladores y, recientemente, para la Banca y Cajas de la Autonomía y que éstas lo repartan entre los ciudadanos y empresas sin intereses y, claro, como es nuestro, sin que haya que devolver, lo que es de una genialidad inigualable ¿no les parece?

Y, por último, pues no me quiero pasar. Quizás con el único objetivo de “secuestrar” la opinión, ¿nos gana alguien gastando en publicidad innecesaria?, ¿es posible entender que donde escasea el dinero para un salario justo –incluso para muchos de sus propios empleados- y para los parados (ya hay un 7% de familias con todos sus miembros en este estado), pensionistas, enfermos, pobres, marginados, y más, se gasten más de 8.000 €/día en publicidad?, ¿hay alguna manera de hacer un anuncio en TV más caro y más rayano en lo falaz que el de la Junta de Extremadura?

No es normal: somos Extremadura.
Noticias relacionadas

Torra y su camarilla de independentistas, desmemoriados pertinaces

“La lesión que hacemos y la que sufrimos no están pesadas en la misma escala. Aesop Fables

Debate en televisión española

Ofrezco en este artículo algunas reflexiones sobre el debate político a cuatro celebrado en el Estudio 1 de la televisión pública

Libertad de expresión

Parece lógica y fácil de entender la diferencia que hay entre rebatir una idea y vejar a una persona solo por el mero hecho de expresarla

¿Cómo se ve atrapada Mervi en los textos de Dickinson para crear esa atmósfera poética?

El libro se hace visible y comienza con una carta de una a otra mujer

Por qué Lucía no votará a Pedro Sánchez

Pedro Sánchez decidió duplicar gastos electorales y arrancarnos del bolsillo a los españoles alrededor 180 millones de euros
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris