Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Perspectiva de Levante  

El esperpento del exceso verbal hispánico

Domingo Delgado
Domingo Delgado
martes, 16 de diciembre de 2008, 02:17 h (CET)
Celtiberia es conocida por su peculiaridad antropológica, más allá del dicho de los años sesenta, de que “España es diferente”, con que se vendía una imagen hispánica al extranjero. Tierra de sentimientos profundos –amores y odios- polarizados en sus antagonismos, de pasión, de “sangre caliente”, de fiestas bárbaras –destacando la “fiesta nacional”-, y por supuesto de desahogos verbales de taberna.

Esta idiosincrasia celtibérica, últimamente se ha prodigado con profusión, encarnada en varios políticos del diverso espectro patrio, como para que nadie quede libre de “pecado”, y a algunos se les ha “calentado el pico” hasta extremos insospechables, y sobre todo públicamente reprochables. Pese al cobijo que le han dado sus propios, y la algarada que le han montado sus contrarios.

Así comenzó un día un tal Tardá, diputado de ERC, en un mitin de su formación política, quien en el calor de la arenga a sus conversos catalanistas, unió su ansias republicanas al grito jacobino de “Viva la República y muerte al Borbón”. Que aunque después quiso precisar, con una abigarrada justificación inexplicable, lo cierto es que quedó más en evidencia.

Espectáculo lamentable en un país que se tiene por civilizado, máxime cuando este grito revolucionario viene de la boca de un “padre de la Patria” con escaño parlamentario, pues aunque su propuesta de régimen político no sea monárquico, debe lealtad al sistema democrático en el que está participando, amén de que la apelación mortal pueda ser constitutiva de delito.

Seguidamente, como para no dejarse ganar la partida de la atención pública, fue el primer edil de Getafe, el socialista Pedro Castro, quien en el fragor de una alocución pública no tuvo otra ocurrencia que descalificar de “tontos de los cojones a los votantes del PP”. Igualmente tras este lamentable insulto, su autor pidió disculpas, excusándose en su explosivo carácter, y en la falta de intención de insultar.

De nuevo, otro exabrupto injustificable, por más razones que diera su autor, pues a falta de mejor retórica para cerrar una argumentación política, no se puede recurrir a la descalificación y al insulto soez, y mucho menos un alcalde con responsabilidad no sólo en su municipio sino en la Federación Española de Municipios, cuya dimisión le piden los dirigentes del PP afectados por la vulgaridad del regidor de Getafe.

Y para que la estulticia alcance a toda la “escala social”, no se ha contenido ni el mismísimo Senador Fraga, uno de los “padres de la Constitución”, político de raza, cuya ejecutoria pública supera las cuatro décadas en múltiples destinos públicos, que en una entrevista radiofónica parece que se refirió a que deberían de colgar a los nacionalistas. En una afirmación críptica, que si realmente quiso decir lo que parece, no deja de ser un exceso verbal inadmisible en un político de su talla. Aunque sus exegetas del PP han dado una alambicada explicación sobre “frenos y contrapesos”; lo cierto es que como mínimo es una “metedura de pata” del octogenario senador, cuyo conocido carácter destemplado le ha gastado malas pasadas en algunas otras ocasiones.

Con todo, y visto que la verborrea impertinente y torpe afecta a casi todo el “arco político”, bueno sería que sus respectivas formaciones políticas las rechazaran sin atisbo de duda, en vez de justificarlas. Cortando así de raíz cualquier caso de imitación que pudiera darse, y sobre todo determinaran que este no es el estilo democrático de respeto y tolerancia que deben tener los políticos, ya que con su conducta deben templar la vida política y la convivencia social, en vez de enervar sentimientos primarios antisociales.

Noticias relacionadas

Cafés van salvando vidas

Un poema de Aurora Peregrina Varela

Un esperanzador encuentro

​Una profunda reflexión y luz y claridad es lo que la Iglesia Universal espera y desea de este encuentro

Momentos difíciles para el Vaticano. La exhumación tercermundista de Franco

“Un maestro que permanece mudo cuando se enseña el error, y no obstante pretende ser un maestro de la verdad, es peor que un fanático descarado y con su hipocresía hace más daño que un hereje...” Martin Lutero

¿Dedicar un tiempo a la política o vivir de la política?

La dedicación a la política, con billete de ida y vuelta, solo será posible cuando el político tenga una profesión a la que volver

Ante el avance de los nacionalismos

Jesús Martínez Madrid, Salt (Girona)
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris