Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

Más políticas de Estado

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
martes, 16 de diciembre de 2008, 02:17 h (CET)
Este país empieza a estar intoxicado de políticas de gobiernos en temas que realmente son políticas de Estado. Que unas leyes autonómicas lleguen a poner en entredicho el orden jurídico nacional o que el desarrollo económico y social de una autonomía dependa del gobierno de turno o que la superioridad del poder judicial se politice, aparte de generar un clima de desconfianza, deja bajo sospecha cualquier tipo de pacto. Esta atmósfera de dudas, más que facilitar, suele impedir coordinaciones institucionales, como puede ser ahora el desarrollo social del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, por poner un ejemplo de viva actualidad. Lo mismo sucede con el pacto por la vivienda, la educación, sanidad…; la política de gobierno tiene que dar paso a las acciones de Estado, sean medidas populares o impopulares. No se puede gobernar desde el partido, haciendo partido o caja de votos, hay que hacerlo para toda la organización social soberana, obviando etiquetas políticas y subrayando el bien común.

La soberbia en política dificulta enormemente cualquier diálogo entre las diversas nacionalidades y regiones. La necedad suele espigar antes que la sensatez. Algo que hoy abunda en el tajo político por desgracia. Bajo estas peanas, donde la política además se ha avivado como profesión que deja mucha pasta y no como servicio, los diferentes gobiernos, incluido el gobierno central, a veces lo tienen más que complicado para dar a la política ese corazón de entrega humana, de unidad hacia la patria común e indivisible, que constitucionalmente se predica. No se puede dar lo que no se lleva consigo mismo. Quizás sea el momento de decir ¡basta!, y recuperar el rol fundamental del respeto a los poderes estatales con políticas de Estado.

No es bueno que la desunión y la inestabilidad de una nación permanezcan como en ocasiones parece: a la ofensiva unas comunidades y a la defensiva otras. En buena medida, tal suspicacia, suele surgir porque los ciudadanos piensan en su fuero interno que no todos somos iguales en la ley y ante la ley. Si hubiese una auténtica política de Estado, es cierto que para ello se necesitan políticos de ingenio y no gentes de partido, habría asentimiento total para no alejarse jamás de valores superiores como la justicia y la igualdad. Habría fuerza social suficiente para propiciar consensos y no se alargaría por más tiempo, modificaciones de normas como puede ser la ley de leyes. Hay artículos que si no se cumplen hay que derogarlos, como aquel que dice: que si una Comunidad Autónoma no cumpliera las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuara de forma que atente gravemente al interés general de España, se adoptasen las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones (art. 155 CE). Las políticas de Estado no pueden ni deben caminar a la deriva del político de turno que sólo mira al ombligo de su partido.

Se ha perdido la autoridad política porque realmente no se hace política de Estado, sino de gobierno o de gobiernos, con el consabido laberinto de normas que generan en el Tribunal Constitucional el colapso y la pendencia de asuntos. En política hay que recuperar el altruismo perdido y poco ejercido, así como la honradez en el acatamiento de los principios éticos. Sin esta generosidad y sin moral alguna, será cada vez más difícil superar la corrupción política que corroe el sistema democrático, al traicionar los principios que lo sustentan. La política de Estado es una política de deberes. Sus líderes políticos entienden su papel dentro de la organización, ejemplarizan sus acciones, trabajan por la causa del bien general y por la unidad, son sinceros consigo mismo y con sus palabras, escuchan al pueblo antes, durante y después de la elecciones, no tienen miedo de la verdad… La política de gobierno, o de gobiernos, aunque es también una política de deberes, sin embargo, sus líderes políticos suelen entender su papel dentro de su organización partidista, más bien politizan sus acciones, trabajan por los suyos sobremanera, son la voz de su amo descaradamente, escuchan antes al partido que al pueblo y la verdad como guinda, suele estar supeditada a lo políticamente correcto.

La política de Estado huye del decretazo y retoma una y mil veces posturas de adhesión. Si, en verdad, hubiese esa política de dialogo y no de gobierno partidista, ahora estaríamos debatiendo las causas y los motivos, desde todas las fuerzas vivas del Estado, porque en España el desempleo sigue creciendo a pesar de que se distribuyan, vía decreto, millones de euros para el estímulo de la economía y el empleo. Dónde se falla. Quizás la cuestión de dar no sea tanto, que también lo será, pero hay que ver el cómo, cuánto y a quién. Esto suele ser más fructífero escuchando y debatiendo desde el pluralismo político y la pluralidad soberana. Otro ejemplo: el pacto por la sanidad. Sus principios de equidad en las prestaciones sanitarias para toda la ciudadanía, cohesión entre las autonomías, calidad, innovación, seguridad para los pacientes y sostenibilidad, no pasan de las buenas intenciones. Más de lo mismo: el pacto por la educación. Hay que poner en práctica la educación como garantía de igualdad de oportunidades, la libertad de enseñanza, el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones...

Frente a estos desgobiernos y desajustes, las políticas de Estado son fundamentales para avanzar en desarrollo y gobernabilidad, lo que exige políticos de Estado, o sea con amplitud de miras, puesto que es difícil impulsar pactos desde actitudes altaneras, despechadas o hipercríticas. Uno es presidente del gobierno de la nación y no presidente de su partido, y en vez de asesores de gobierno si acaso que sean asesores de Estado. Otro gallo nos cantaría. No digamos cómo cambiarían las cosas, si el político y sus mandatos tuviesen fecha de caducidad.

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris