Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿No se puede o no se quiere ilegalizar a ANV?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 14 de diciembre de 2008, 03:03 h (CET)
Es imposible que este Gobierno del señor Rodríguez Zapatero sea capaz de engendrar un mínimo de confianza a la ciudadanía y, lo digo, con el convencimiento de aquel que quisiera poder confiar en el Ejecutivo como un arma, un seguro y un adalid contra el terrorismo de Estado practicado por la banda terrorista ETA y todas sus ramificaciones, llámense como se llamen, que contribuyen a que la violencia callejera y los asesinatos de ciudadanos se hayan convertido en un mal endémico en España. Y lo digo, porque ya me dirán ustedes como se puede entender que, en los tiempos que corremos, después de que ETA haya acabado de cometer su enésimo asesinato, en la persona de un pobre señor de 70 años –cuya única falta, su único crimen y su máximo pecado consistía en tener una empresa que trabajaba para las obras del AVE en el País Vasco –, resulte que, cuando se trata nada más que de poner en práctica una aplicación de una sentencia del Supremo, que declaraba a ANV parte del entorno de ETA y, por tanto, ilegal o aplicando el artículo 61 de la Ley de Régimen Local o simplemente acudiendo a la Constitución que habla de los procedimientos que tiene el Gobierno o el Parlamento para corregir las anomalías derivadas de una errónea utilización de los poderes que se les han conferido a las autonomías; resulte que la señora Rosa Diez, de UPyD, la única parlamentaria que parece tener arrestos para decir las verdades sin ambages y con nitidez, tuviera que recordarle, a la ministra Elena Salgado, la vigencia de una ley del 2003 “para la garantía de la Democracia en los Ayuntamientos y la seguridad de los Concejales” que permite disolver los consistorios cuando hagan una gestión “gravemente dañosa” para los intereses generales. Porque, señores, ¿hay algo más gravemente dañoso para la democracia y para los ciudadanos de una nación, que unos municipios donde se ampara claramente a ETA, se hace apología del terrorismo y se insulta, ataca y amenaza a todos aquellos a los que se considera pro españolistas?

La contestación de la ministra es para encuadernarla y enviarla al museo de los despropósitos. Le contestó a Rosa Diez que sus palabras “no se encuentran en la prudencia”, pero, ¿qué prudencia señora Salgado? ¿Desde cuando pedir que se aplique la justicia, impulsar a los fiscales a que cumplan con su deber y exigir a los tribunales que actúen conforme a derecho es algo imprudente? Seguramente, la ministra de Administraciones Públicas debe estar en la onda del señor Blanco que, “con su sobrada experiencia en temas jurídicos”, duda de que sea posible descabalgar a los terroristas de ANV de sus puestos en los municipios o, en la misma línea con la que el señor Zapatero se nos ha salido, hablando, en una metáfora ad hoc, de que “el cirujano que opera un cáncer debe andarse con tiento para que el bisturí no afecte al corazón del pluralismo”. Mire usted, señor ZP, el que escribe este artículo padeció cáncer y, por tanto, está en condiciones de opinar al respecto y, le puedo asegurar que, el cirujano, si es un buen cirujano y quiere acabar con todo el tejido maligno, lo que debe hacer es, si es preciso, arrancar una parte del tejido intacto para asegurarse de que no se deja el más mínimo rastro del mal. Lo mismo debe ocurrir con el pluralismo político y, precisamente, a ustedes se les puede achacar que actúen como los cirujanos imprudentes, permitiendo que el cáncer nacionalista se hay extendido cada vez más por toda España por no haber sido capaces de cortar, en su día, y con la contundencia debida, los primeros tejidos infectados que empezaron a gestarse en Catalunya y el País Vasco. Hubieran evitado la metástasis actual y el terrorismo ya estará erradicado si, en lugar de pretender negociar con él, se hubieran dedicado a hacer lo que Aznar: exterminarlo.

No obstante, lo que ocurre es que, al PSOE del señor ZP, no le interesa que ANV sea ilegalizada, prefiere mantenerla hibernada para cuando le convenga y, de cara a las elecciones vascas, poder decir que en aquel país hay pluralismo y mantener la puerta abierta para una futura nueva negociación, a la que resulta claro que no ha renunciado. El que en el PSOE no se renuncia a un acuerdo con los nacionalistas, me imagino que del tipo catalán, con un estatuto claramente secesionista, se les nota a todos los componentes del actual Ejecutivo porque, si la Elena Salgado ya se agarró a lo de que la ilegalización “generalizada” de los 42 ayuntamientos del País Vasco y Navarra, no parecía posible ( olvidándose de que el TS ya declaró todas las listas de ANV que recurrieron los fiscales y el resto no las recurrió, como reprochó a los fiscales, porque éstos no quisieron recurrirlas); la propia Magdalena Álvarez, esta ministra incombustible en su incompetencia y que se cree tan lista, cometió un error de bulto cuando habló, en los “Desayunos” de TVE, escenarios predilecto de la saga socialista, de que:” Estamos acercando el territorio español a los Vascos” ¡Perfecto, señora ministra, su subconsciente la traicionó! Pero,¡señora mía!, ¿desde cuando el País Vasco no es territorio español? Supongo que el señor Ibarretche debe de haber dado un salto de alegría al escucharla reconocer que los vascos son higos de otro costal y que, su país, ha dejado de ser español.

Lo que ocurre es que, lo miremos desde el ángulo que lo queramos observar, todos los signos que nos llegan desde Ferraz y la Moncloa están cargados de guiños hacia ETA y sus compinches de ANV en los ayuntamientos. No existe la menor voluntad, y así se demuestra cada día que pasa, de un enfrentamiento decidido y definitivo que acabe con la posibilidad de llegar a un acuerdo de tipo federalista que convierta en uno el País Vasco y la comunidad Navarra. Pero, a todo esto, vean ustedes la reacción pazguata del PP del señor Rajoy. Parece que están en la más pura inopia, si es que no están compinchados con el Gobierno; porque, el poco disimulado entusiasmo del señor Trillo por los proyectos del señor Rubalcaba, sobre el acercamiento de presos etarras al País Vasco, una posibilidad legal dentro de las competencias de Instituciones Penitenciarias, no puede, sin embargo, dejar de sorprendernos, porque todos podemos intuir que un acercamiento tal es algo que, los defensores de la banda terrorista, hace años que están pidiendo que se haga. Será legal hacerlo, pero no cabe duda de que, cuando se accede a ello, es que se piensa que con esta concesión se va a sacar algún rédito político. Pero no nos extrañemos porque, últimamente, el PP del irreconocible señor Rajoy está “sublime” en todas sus actuaciones, especialmente en aquellas que favorecen al señor Zapatero con el que, de pronto, parecen coincidir en todas sus decisiones. Y es que, señores, con amigos semejantes no nos hacen falta enemigos.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris