Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Políticamente incorrecta  

El tute

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 13 de diciembre de 2008, 04:00 h (CET)
Afirmaba el Presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero en sede parlamentaria esta pasada semana, en relación con la exigencia de expulsión de los terroristas de ETA de las instituciones españolas, lo cual, por otra parte, resulta completamente razonable en cualquier país democrático, que, efectivamente, los terroristas son células cancerígenas que hay que extirpar pero sin rozar “el corazón del pluralismo”. O sea, que hay que extirparlos, pero no y soy un cursi sin remedio.

Debe ser que consideran sus Señorías, socialistas y nacionalistas, que el último cadáver que la banda terrorista dejó tirado en las calles del País Vasco ya se ha enfriado. Acaso es por ello que han vetado la propuesta del PP para debatir la disolución, al amparo del artículo 61 de la Ley de Bases de Régimen Local, de los ayuntamientos gobernados por los del partido ilegalizado. Eso sí, como Rosa Díez, casi única oposición al pensamiento único del PSOE, hacía tiempo que había planteado la cuestión, no pudieron evitar que la cosa llegara a la sede parlamentaria y que la representante de UpyD hablara casi sola en el hemiciclo y le sacara los colores a sus ex compañeros de formación política y mantuviera un interesante rifi-rafe con la ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado (“¿habla usted de la galería de tiro, tal vez?”, le espetó la valiente Díez a la ministra).

El caso es que, según se ha publicado en “Época”, podrían haberse retomado hace ya semanas los contactos entre los etarras y miembros del gobierno socialista. Eso sí, siempre en suelo francés. La discusión sería, siempre según las mencionadas fuentes, si ETA declara una nueva tregua-trampa antes o después de las elecciones. Los de Eguiguren, el señor que ha visitado a Otegui en prisión, quieren que sea antes de los comicios, por eso de movilizar electorado, que es, al fin y a la postre, lo único que importa a los de su partido. De ganar votos se trata. Como sea.

Claro, si esto fuera cierto, no sería conveniente cercenar “el corazón del pluralismo” o, lo que es lo mismo, sacar a ETA de las instituciones. Tal vez por eso hay que permitir que los etarras cobren del plan de los 8.000 millones para encalar fachadas municipales de ZP. No sea cosa que se estropeen los contactos. Los cadáveres, al fin y al cabo, se terminan enfriando. ¿Quién recuerda a día de hoy que en Mondragón, municipio en el que fue asesinado Isaías Carrasco, PSOE, sigue gobernando porque los de ZP se negaron a votar la moción de censura presentada por el PP, ANV/ETA? Es más… ¿quién se acuerda ya de Isaías Carrasco? ¿Y de Uría? Vamos a jugar al tute.

Noticias relacionadas

“La Iglesia católica no es extranjera”

Carlos Navarro, Castellón

Escuchar a los empresarios de Cataluña

Valentín Abelenda Carrillo, Tarragona

Recordar la unidad de la persona

Enric Barrull Casals, Barcelona

Señor, justicia, pero no por mi casa

Venancio Rodríguez Sanz, Zaragoza

Efectos de la pornografía

José Luis Hernández, Toledo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris