Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

Mientras unos sufren la crisis, otros derrochan

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
viernes, 12 de diciembre de 2008, 11:55 h (CET)
El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha bajado, una vez más, su previsión económica para España. Ya no es lo que sabemos, es lo que mucha gente ya sufre. No hace falta ser una lumbrera para verlo. Hace tiempo, con los primeros indicios, debió ser suficiente para tomar medidas políticas, para hablar claro, y no seguir por el camino del precipicio. Por desgracia, hay políticas cuyo hacer es una mentira continua. Luego pasa lo que pasa, que la realidad es la que es y hay situaciones que no se pueden ocultar por mucho poder que se tenga. El desempleo es algo que ya sufrimos en propias carnes todos los españoles. ¿Quién no tiene en la familia a alguien en paro o a las puertas del paro? Lo que ahora dice el FMI es más de lo mismo, la necesidad de acometer reformas laborales profundas, antes de que la ratonera de baja competitividad, bajo crecimiento y paro desmesurado, nos deje en una situación caótica.

A pesar de la situación de crisis, el derroche del erario público no ha mermado. Como recientemente escribía en una sabia columna el maestro de las ideas, Luís María Ansón, causa bochorno comprobar en cualquiera de las administraciones, estatales, autonómicas, locales e institucionales, los viajes carísimos que se organizan los políticos para su divertimento y que pagamos entre todos. El descaro es tan evidente, que el periodista invitaba a sus colegas que se dedicasen a la investigación, a que averigüen primero y publiquen después el escándalo del despilfarro al que, con nuestro dinero, se entregan los políticos. A propósito, remataba Ansón, que el instinto ciudadano conoce muy bien hasta dónde llegan los abusos. Por eso, en las encuestas, se repite una y otra vez que la institución menos valorada en España son los partidos políticos, es la clase política. Habría que añadir, la gran responsabilidad de estos políticos, que debieran dar ejemplo y no lo hacen, puesto que constitucionalmente con sus hazañas, para bien o para mal, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular.

Lo esperpéntico de la situación es que mientras unos sufren la crisis, otros dilapidan como si nada. Junto a esa reforma laboral profunda hace falta, asimismo, adecuadas prácticas presupuestarias, aumentar en verdad la transparencia de la gestión pública, controlar las subvenciones, establecer claridad de roles y responsabilidades, afianzar la disponibilidad pública con garantías de integridad en la información. Es también lo mismo de siempre. Lo que también sabemos y sufrimos, porque la corrupción sigue siendo un diario en el diario de cada día. Sin justicia, sin luchar contra toda forma depravación, y el corrupto es un perverso, sin el respeto de las reglas del derecho, es imposible avanzar en el Estado social y democrático de Derecho que muchos deseamos.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris