Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cristianismo originario   -   Sección:   Opinión

¿Soy yo también un arma a punto de ser disparada?

Mar Montes Alonso
Vida Universal
martes, 9 de diciembre de 2008, 11:15 h (CET)
Al menos 80 muertos en varios tiroteos y explosiones en Bombay. Un muerto y dos heridos en un tiroteo en Alicante. Un hombre asesina a su madre de 94 años y luego se suicida. Los talibanes amenazan a España. Asesinato del alcalde de la capital de Osetia del Norte. Alerta ante posibles ataques de Al Qaeda al sistema de transporte de Nueva York. Rusia realiza una nueva prueba con un misil balístico intercontinental. Todas estas noticias son solo un brevísimo resumen de titulares de un día cualquiera en la prensa, para ser más exactos, del día 26 de noviembre. Pero cada día se repiten casi las mismas noticias, si no son aún mucho peores, aunque ya nos vayamos acostumbrando a ellas.

Muchos de nosotros tenemos la costumbre de leer la prensa tomándonos un café, en la pausa del trabajo, en el metro, en un momento de relajo del ajetreo de nuestra vida cotidiana. Estas noticias son, pues, por decirlo de un modo metafórico, el “croissant” con el que acompañamos nuestro café matinal y que de algún modo también tenemos que digerir.

Transcribo a continuación un extracto de un programa que ha sido emitido a través de Astra por el canal «El Nuevo Tiempo» perteneciente a la serie “Guerra y Paz”, y que me ha parecido muy interesante para esta ocasión, y muy útil para nuestra vida si nos decidimos libre y valientemente a confrontarnos con las preguntas que en él se plantean: “...Es así que a menudo uno se horroriza sobre las noticias sobre guerras, sobre violaciones, sobre la brutalidad y crueldad, pero todo esto se forma ya en el mundo de deseos y en las agresiones. Y luego nos sorprendemos, cuando se libera este potencial de energía. Pero cada uno es responsable de esta brutalidad en los pensamientos. Sí, y luego acusamos a los otros por odiar, por asesinar, y les insultamos.

Pero entonces nos deberíamos preguntar: ¿No hemos acaso contribuido a ello con nuestros pensamientos bélicos? ¿Cuál ha sido nuestra parte? Nuestros pensamientos bélicos se encuentran en el consciente y en el subconsciente. Si ambos grados de consciencia están llenos, entonces pujan por descargarse. Y bueno, queridos espectadores, ¿no son ustedes también de vez en cuando un arma cargada? –Tal vez decimos: ¡No, eso no soy yo! Pero reflexionemos, ¿no es así que a veces quisiéramos liquidar de un tiro a nuestro prójimo, cuando no hace lo que queremos? ¿Cuando no es de nuestra opinión? ¿O incluso cuando nos contradice? – Eso suena duro, pensará usted. Pero consideremos todos por una vez los días venideros. Veamos lo que sucede cuando aparecen otra vez nuestros pensamientos. ¿No están allí justamente estos puntos agresivos de los que tendríamos que decir: En este instante se ha llevado a cabo una pequeña guerra energética? Nos podemos observar en los días siguientes“.

“Contribuya a la no violencia. Traiga la paz a su vida, a su entorno... y si lo desea, cuéntenos cómo lo hace“.

Noticias relacionadas

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias

La operación

Hace muchos años que un tío mío me explico lo que significa “el metro de la vida”

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris