Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

La Crisis y la Constitución

Mario López
Mario López
martes, 9 de diciembre de 2008, 11:11 h (CET)
Coincide el 30 aniversario de la Constitución con la gran crisis del sistema financiero occidental. Hubiera sido una buena ocasión para replantearse las cosas, pero se ha preferido huir hacia delante, mirando hacia otro lado y dando por bueno aquello que ni siquiera se sabe con certera qué ha aportado de bueno para nuestra convivencia.

La Constitución puede que sea perfectible y muchos pensamos que algunos aspectos que en ella se consagran deberían ser sometidos al escrutinio público, pero lo que verdaderamente debería preocuparnos es que todos los gobiernos de la democracia la han incumplido manifiesta y reiteradamente en los puntos que más interesan a la ciudadanía. Los derechos de los españoles consagrados en la Constitución tales como a una vivienda digna, a un trabajo o a un salario digno, han sido vulnerados de la forma más flagrante. Si para los sucesivos gobiernos de la nación la Constitución es papel mojado, no hace al caso ni reformarla ni tan siquiera mentarla. Si un ciudadano ve vulnerados sus derechos constitucionales por parte del gobierno, este ciudadano está en su legítimo derecho de hacer lo propio con otros artículos de la Constitución. Es perfectamente aceptable, se mire por donde se mire, que Catalunya o Euzkadi –por poner un ejemplo- decidan apartarse del Estado español si ven que permaneciendo en él se vulneran derechos constitucionales de primer orden. Precisamente con la crisis financiera estamos viendo lo absolutamente prescindible que para el Gobierno resulta la Constitución. Está claro que la carta Magna no se consulta ni tan siquiera cuando se han de tomar medidas para resolver un problema económico provocado por actitudes claramente anticonstitucionales. La especulación es anticonstitucional y las grandes empresas no han hecho otra cosa durante todos estos años que especular, elevando el precio de las viviendas a niveles estratosféricos. No parece demasiado constitucional vender patrimonio del Estado para ayudar a estos especuladores que han puesto a tres millones de españoles en la calle y han dejado a la inmensa mayoría de la clase media al borde de la bancarrota. En fin, que los señores que tanto dicen defender la Constitución y que tanto la quieren preservar en su actual letra y espíritu deberían ir empezando a practicarla. Lo que a mí me parece es que la Constitución se está utilizando más como una excusa para saltarse a al torera los derechos de la ciudadanía más que como un marco legal de convivencia que, como está más que demostrado, nadie respeta.

Noticias relacionadas

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original

La gestualidad de Sánchez y su incondicional apoyo mediático progre

“Si quieres entender a una persona, no escuches sus palabras, observa su comportamiento” Albert Einstein

Cándida candidata del PP en Madrid

‘Cándida’, según el diccionario, es el adjetivo que califica a la ingenua que no tiene malicia ni doblez, o que es simple, poco advertida

Respetar es sinónimo de libertad

¿Podemos cortar de raíz toda manifestación contraria al sentir del pueblo?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris