Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Entrevistas

Etiquetas:   Autores   Novela   -   Sección:   Entrevistas

"Sorprende la capacidad de los egipcios para hacer cosas que hoy nos parecen imposibles"

Entrevista a Antonio Cabanas
Herme Cerezo
viernes, 8 de enero de 2016, 09:40 h (CET)



entrev270515



Antonio Cabanas (Las Palmas, 1959) es autor de los bestsellers ‘El ladrón de tumbas’, ‘La conjura del faraón’, ‘Los secretos de Osiris’, ‘El sueño milenario’, ‘El hijo del desierto’ y ‘El secreto del Nilo’, con los que ha alcanzado un gran éxito de crítica y público. Apasionado por la cultura del Antiguo Egipto, de la que es un gran conocedor, dedica gran parte de su tiempo a investigar y escribir acerca de ella. Ha realizado estudios de egiptología así como de lengua egipcia y escritura jeroglífica, y desde 1990 es miembro de la Asociación Española de Egiptología. Sus obras han sido traducidas a varios idiomas.

La nueva novela de Antonio Cabanas, ‘El camino de los dioses’, publicada por Ediciones B, nos acerca a un momento histórico único: cuando el Antiguo Egipto sucumbe ante el empuje de un nuevo orden dispuesto a devorar a sus dioses milenarios. En medio de esta situación se encuentra Amosis. A través de su vida, que nos llevará desde el Alto Egipto hasta los lejanos desiertos de Nubia y desde Alejandría hasta las islas del Egeo, el lector recorrerá los años convulsos en los que las tres grandes civilizaciones clásicas, el decadente Egipto, Grecia y la emergente Roma, convierten el Mediterráneo en un fascinante crisol de culturas. Sobre ‘El camino de los dioses’, que ha sido elegida por los lectores y críticos del blog Todoliteratura.es como la mejor novela histórica del año 2015, y también sobre Egipto tuve la ocasión de conversar con el escritor canario en el Room Service Lounge Bar del Hotel Ayre Astoria de València.

Antonio, desde el cielo, cuando pilotabas aviones, ¿cómo se veía Egipto y sus pirámides?
Como decía Von Daniken «se ve el mundo con los ojos de Dios». Tuve la oportunidad de ver las pirámides e incluso y con el permiso de Control, pude sobrevolarlas. Recuerdo que invité al pasaje para que las viera a través de las ventanillas. La verdad es que son tan impresionantes como cuando estás abajo, pero desde las alturas se observa la verdadera dimensión de estos monumentos.

Aunque ya no ejerces, ¿durante los vuelos te quedaba tiempo para pensar en tus novelas?
Todo depende de la duración del viaje. Si era breve, el tiempo se iba en el propio trabajo, en el chequeo mecánico y sistemático de los mandos. Si el vuelo era largo, más de tres horas, aunque uno siempre estaba atento a cualquier incidencia, siempre quedaba algún hueco disponible para charlar o pensar en alguna historia.

Con ‘El camino de los dioses’ llevas ya siete novelas escritas sobre Egipto y lo que te queda, ¿la cultura egipcia es un filón inagotable?
Es una civilización tan sumamente fascinante que invita a serlo, porque no solo alberga un misterio que nos alienta a soñar, sino que además duró tres mil años y ese tiempo tan largo da para mucho. Egipto es un país hermético, misterioso, que cada vez que lo miramos nos sorprende por la capacidad que tuvieron sus gentes para hacer cosas que hoy se nos antojan imposibles.

Como escritor, el hecho de que te identifiquen como alguien que solo escribe novelas sobre Egipto ¿es bueno, malo o indiferente?
Es inevitable que a los autores nos encasillen en un género determinado. Una de mis novelas es un thriller cultural, que disfruté mucho escribiéndolo y que tiene muy poco que ver con el Egipto faraónico. Sin embargo, a mis lectores habituales no les hizo demasiada gracia que me adentrase por nuevos caminos. En mi opinión escribir una novela histórica rigurosa es algo mucho más complicado, por el trabajo que conlleva, que hacerlo sobre el tiempo actual que lo tenemos mucho más fresquito.

0801163

¿El género histórico requiere un guión estricto al que atenerse o quedan huecos para maniobrar con mayor libertad?
El rigor histórico me sirve para montar el entramado de la novela, pero la historia la cuentan los protagonistas que cobran vida a medida que van surgiendo. En todas mis novelas conozco el principio y el fin, pero entre medias mi organigrama no es rígido en absoluto. Siempre surgen personajes que me desbordan, incluso aquellos a los que les atribuyo un papel secundario y que en ocasiones llegan a superar en relevancia a los propios protagonistas.

Has comentado que tus personajes son los que en realidad cuentan la novela, pero tú, como autor, ¿qué sientes cuando los ves deambular entre figuras históricas que fueron reales?
Yo vivo sus aventuras porque estoy con ellos y me permiten acercarme a los seres reales, como Pompeyo, que aparece en la novela y que fue un tipo grande y verdaderamente muy interesante, pero que tuvo la mala suerte de toparse con Julio César y, como la historia la escriben los vencedores, no recibió el trato que merecía. Por otro lado, mis personajes también nos ofrecen la posibilidad de conocer las grandezas y miserias del tiempo que ellos están viviendo. En ‘El camino de los dioses’ descubrimos un Egipto moribundo, helenizado, que ya no es imparable, que ha sido conquistado mucho tiempo atrás y donde la etnia indígena ya no importa tanto. Corresponde a un momento de crisis y los egipcios se asoman al Mediterráneo por donde circulan las grandes rutas comerciales. Es una época multicultural, muy distinta a la imagen tradicional que tenemos del periodo clásico, y el propio hecho de asomarse al mar, hace que las culturas de los distintos países se diluyan un poco.

Lo cierto es que parece que estás dibujando un retrato histórico completo de Egipto.
Bueno, trato de ofrecer un escenario lo más fiel posible a la realidad del Egipto clásico. Como he dicho antes, cuento las historias a través de mis personajes, porque creo que así resulta más fácil y ameno para el lector. No obstante, si alguien desea profundizar, al final del libro incluyo una bibliografía y una relación de fuentes digitales donde se puede encontrar mayor información.

Como dices ‘El camino de los dioses’ habla de un periodo de crisis, ¿las crisis son buenos momentos para escribir?
Sí, son momentos muy ricos para hacerlo. Incluyo ahí también las crisis que pueda vivir el propio escritor. Algunos autores han escrito sus mejores novelas en momentos de crisis: una enfermedad o una mala situación social. En esos momentos críticos nos damos cuenta de que el mundo ha cambiado poco y que la naturaleza humana continúa siendo la misma. En ‘El camino de los dioses’ se habla de una secesión y de sus consecuencias, un tema que está plenamente vigente.

O sea que, después de miles de años, continuamos siendo los mismos.
Sí, la Historia se repite. Entres los egipcios también encontramos corrupción y sobornos. Los banqueros, a través de los créditos que prestaban a los gobernantes, eran los que controlaban la situación. Ellos estaban por encima de cualquier contingencia y les daba igual quien fuera el que mandaba, lo importante era el negocio. En la novela aparece Cayo Rabirio Póstumo, citado por Cicerón, que prestaba dinero a reyes y faraones en cantidades impresionantes. El faraón Auletes fue uno de sus clientes y también una de sus víctimas. Como los dirigentes no podían devolver los préstamos, Rabirio Póstumo los cobraba a través de los propios recursos del estado. Eran prácticas prohibidas, igual que las actuales, pero cuando al ser humano le colocan delante la cifra de ceros adecuada, nada lo detiene.

0801164

Al comienzo de la novela, un personaje piensa que los dioses han abandonado a su pueblo: «Egipto se había convertido en un país huérfano de divinidades». En aquel tiempo, un hecho así era una absoluta catástrofe, ¿no?
Claro, ellos se tenían por garantes de un orden cósmico, que habían recibido de sus propios dioses milenarios y que habían salvaguardado durante más de veinte siglos. Adoraban a más de dos mil dioses, algunos tan peculiares como las cobras, los hipopótamos o los cocodrilos. Veían en estos animales aspectos positivos y los aceptaban como parte de ese cosmos que habitaban. Los perseguían no porque fueran peligrosos sino para cazarlos. Estaban muy orgullosos de ser así y mantuvieron sus tradiciones casi hasta nuestros días.

Hablemos de un par de detalles de ‘El camino de los dioses’. El primero: nos tropezamos con una palabra, sintaxis, que tiene una acepción desconocida en la actualidad.
Sí, sintaxis fue un impuesto fijado por el gobierno para los templos. A través de él, el estado percibía una cantidad de dinero a cambio de que los templos continuasen con la explotación de las tierras que disfrutaban desde hacía milenios.

El segundo: el personaje Teofrasto es un librero, ¿qué características reunía el oficio de librero entre los egipcios?
Los libreros egipcios comerciaban con libros como ahora. Los adquirían y copiaban en nuevos manuscritos para venderlos. Eran también gramáticos, enseñaban a leer y a escribir, y se consideraban profesionales de la literatura y del pensamiento. También traducían obras a otras lenguas, como el griego o el hierático. En suma, eran unos tipos curiosos y muy cultos. A Teofrasto lo he escogido para que nos cuente todo el conocimiento que albergaba la ciudad de Alejandría.

Acabamos por hoy: ¿continuarás escribiendo «novelas egipcias» o cambiarás de registro e incluso de género?
Espero escribir algo distinto algún día, aunque nunca se sabe.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Rajoy asegura que se responderá “con total firmeza” al desafío independentista

“Nadie va a liquidar la democracia”

«Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016

"Me emociono mucho cuando escribo. Amo lo que hago"

"La democracia no es un regalo del cielo. Hay que cuidarla, porque se puede romper"

"Mi novela es una historia de tiros y besos, de amor y violencia"

Entrevista a Edmundo Díaz Conde
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris