Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

La hipocresía y la falta de sensibilidad ante la muerte

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 6 de diciembre de 2008, 20:29 h (CET)
Nadie podría pensar que, después de las recientes detenciones de etarras, la banda iba a permanecer cruzada de brazos. Todos aquellos buenos propósitos que el señor ZP les atribuía a los negociadores de ETA, todos aquellos hombres “buenos” y todas aquellas reuniones secretas en la basílica de Loyola – me imagino a San Ignacio cubriéndose los ojos con sus hábitos para no presenciar tal sacrilegio – que tanto agradaban al señor Zapatero, en aquella época de la famosa “paz”, término que había patentado para demostrarnos su “talante”, pretendiendo que los españoles pasáramos por las horcas caudinas de someternos a las imposiciones de unos criminales que llevan a sus espaldas cientos de muertos y que acumulan el odio satánico contra todo lo que tenga el marchamo de España y de español. Por si a alguno de los seguidores incondicionales del señor Zapatero se le hubiera olvidado, el actual presidente del Gobierno nos tuvo engañados negando las negociaciones, atribuyendo a la oposición el inventarse historias fantásticas y tachando de desleales a aquellos que no nos conformábamos con aquella política de paños calientes con los terroristas que a punto estuvo de desembocar en la cesión de Navarra a los abertzales y a la concesión de unas prerrogativas que los hubieran puesto por delante, si es que ya su régimen foral no lo ha hecho, del resto de autonomías; sólo a un paso de la independencia que están reclamando.

Por desgracia, ha tenido que pagar una nueva víctima inocente la vesania de aquellos que anteponen a la moral, la ética y la solidaridad sus instintos destructivos, su falso patriotismo (fruto de las utopías de un Sabino Arana que, entre sus desvaríos, tuvo la ocurrencia de inventarse lo de “una patria vasca”) y su desprecio por la vida de los demás.. Ahora, con la herida de nuevo abierta, estaremos condenados a soportar, una vez más, los hipócritas lamentos de los partidos políticos; las declaraciones de firmeza del señor ZP y las sempiternas muestras de defensa del Estado de Derecho y de la unidad democrática para la lucha contra ETA vertidas por el señor jefe de la oposición. Siempre lo mismo, la misma cantinela con idénticos efectos. Porque, vamos a ver si nos entendemos, ¿ cómo es posible que habiendo pasado el tiempo que ha pasado desde que, el Tribunal Supremo, declaró a los de ANV como una rama más de la ETA y, por tanto, una organización filoterrorista fuera de la ley, no se haya hecho nada para disolver los ayuntamientos que son presididos por ella? Nos prometieron que los iban a erradicar, nos aseguraron que, en esta legislatura, se desharían de ellos, librándolos de la contaminación de ANV; sin embargo, ha pasado el tiempo, está finalizando el año y siguen en sus puestos.

Lo verdaderamente aberrante de todo este tema es que, si Dios no lo remedia, estos terroristas, estos municipios regidos por abertzales; van a recibir del Estado, de los 8.000 millones que el gobierno de ZP se ha sacado de la manga, para ayudar a los municipios (falta ver en lo que los van a emplear quienes los reciban) la friolera de 40 millones de euros. Es decir que, estos criminales, estos defensores del terrorismo, se van a embolsar, a costa de nuestros impuestos, una magnífica prima con la que ETA se podrá reforzar, adquirir más armas, hacerse con más explosivos y planear nuevos ataques contra los ciudadanos, que lo único a lo que aspiran es a vivir en paz. Pero, señores, con ser todo lo que hemos relatado una verdadera vergüenza; con representar la impotencia de una sociedad para erradicar una lacra que ya se ha hecho endémica en nuestro país; todavía, para mayor INRI, tenemos algo mucho más preocupante de que ocuparnos, porque, si los que nos gobiernan o ejercen la oposición, parece que se quieran escaquear de tomar las medidas a las que la Ley les autoriza, en tomarse la molestia de leerse el artículo 61 de la ley de Régimen Local ( como hicieron en Marbella) y aplicarlo sin más contemplaciones; se muestren remisos a la hora de demostrar su firmeza y se dedican a contar los votos que perderían de hacerlo; resulta que, el mismo pueblo, los vascos y españoles, hemos llegado a aceptar como una cosa corriente, inevitable, a la que hay que acostumbrarse, el que nos amenacen y nos agredan con bombas, ametrallamientos y disparos en la nuca, sin que nadie pida más contundencia, mayores penas y más convicción a la hora de enfrentarse a estos facinerosos.. Esta nueva filosofía, que está invadiendo la manera de pensar de nuestros conciudadanos, los aletarga ante la realidad española y que sólo se lamentan, se manifiestan, se movilizan, protestan y salen a la calle cuando el hecho, la molestia o el delito les perjudica a ellos particularmente.

Los mismos señores, compañeros habituales de juego del señor Uría, el masacrado, sus amigos de cada día y sus compañeros de tertulia, se han quedado asustados, temerosos de que les pudiera haber tocado a ellos, incapaces de pronunciar una palabra de condena contra los asesinos y, seguramente, para calmar los nervios, para alegrarse de continuar vivos y no dar motivos a los etarras a que se fijen en ellos; con toda la cara, sin el más mínimo remordimiento de conciencia y pensando en aquello de que “ el muerto al hoyo y el vivo al poyo” han continuado su partida tranquilamente, como si se tratara de un día corriente, sólo que han tenido que buscarse a otro compañero para cubrir la baja del difunto. Puede que no sea importante, puede que sea anecdótico pero, señores, debemos reconocer que no se trata de un hecho aislado, ni de que estos señores sean especialmente insensibles al dolor se sus conciudadanos, no, no, es que es, por desgracia, no es más que un ejemplo de hasta donde esta nación ha llegado a hundirse en este materialismo egoísta, en él que se anteponen nuestras necesidades, nuestros placeres y nuestros caprichos, a la solidaridad con los demás; nuestros pretendidos derechos, a la vida de un ser que se gesta en el vientre de su madre; nuestra comodidad y libertad, a la molestia que nos causa el cuidar de un padre anciano o de un familiar tullido. El bien y el mal no existen como idea común, como manifestación de un sentimiento colectivo, porque se han convertido en patrimonio moral de cada persona. Lo bueno para mí puede, con toda seguridad, ser malo para el otro pero, en virtud de mis deseos, de mis vicios y de mis peculiares modos de valorar los hechos, lo convierto en correcto si, con ello, me salgo con mis propósitos. A esto, los que gustan de bautizar las doctrinas filosóficas, lo han designado como “relativismo”. Pío Baroja decía: “Cuando el hombre se mira mucho a sí mismo, llega a no saber cuál es su cara y cuál es su careta” Estuvo acertado el vasco.

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris