Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Obama y la rabieta nacional

Pascual Falces
Pascual Falces
sábado, 6 de diciembre de 2008, 20:29 h (CET)
Tratar de solidaridad, en serio, y en este país, no es “de recibo”. ¿Tú estás dispuesto a sacrificarte voluntariamente para salir de la crisis mientras gobierne ZP? “¿Quién? ¿Yo?... no”, le dirá cualquier no-votante socialista, y en la intimidad. –Primero, que se vaya, y luego... lo que haga falta. Lo mismo ocurriría, pero al revés, si se interroga a un votante visceral de la izquierda de siempre, aunque con su sincero voto, y por aquello de “sostenella y no enmendalla” (que, era la fórmula con la que creían mantener y reforzar su honor los hidalgos españoles del Siglo de Oro), regalaran en las últimas elecciones generales cuatro años más de gobierno socialista a todos los españoles en plena crisis económico-financiera mundial necesitada de todo menos de ideas cortas y de manos “largas”.

El derecho al “pataleo” -único recurso que le queda a alguien para consolarse de un perjuicio o mal trato sufrido por decisión de otros, y que consiste en desahogarse protestando-, es decir, enrabietado, es una característica nacional que sirve de alimento, o condumio, para mantener el tipo o la razón en los grandes “desastres”, v.g.: Se contaba en el Casino republicano de la capital de México, que muchos de sus habituales contertulios, en los años cuarenta, cincuenta y sesenta, veían cómo progresivamente se les iba acortando su dedo índice de la mano derecha de tanto golpear con energía sobre la mesa aquello de, ¡Franco, de este año, no pasa!...

Es muy posible que el hecho histórico-genético de haber sido un territorio peninsular “crisol” de muchas razas, no haya cuajado en un único y bien fundido genoma, y en el fondo, nos parezcamos menos que en la forma. Y, lo que en Estados Unidos llama tanto la atención entre la ciudadanía por el color de la piel, el grosor de los labios, el pelo ensortijado, o el ancho de caderas, sean “Pecata Minuta” junto a las diferentes sangres moras, visigodas, romanas, judías o cartaginesas que corren por las venas de un español.

Barack Obama, en sus breves días de Presidente Electo, lleva proporcionando un importante ejemplo bajo el prisma contrario al comentario anterior. Si existe una persona le hizo la vida imposible en los largos primeros meses de su “quebrado y ascendente” camino hacia la Casablanca, fue una blanca y rubia ex-primera dama, de su mismo partido, que mitin tras mitin le zancadilleaba ayudada por su marido y ex-Presidente, tanto, que a punto estuvo de frustrar su añorado sueño. Más, ¿a quién ha llamado para Secretaria de Estado una vez ganada la Presidencia? ¡A Hillary Clinton!... Ya no hay que esforzarse en imaginar a ZP ofreciendo a Rodrigo Rato la Vicepresidencia Económica, pero, ¿ve alguien a Esperanza Aguirre situada junto a Rajoy?...

Obama se cuidó mucho de dejar bien claro que no había Estados rojos y Estados azules (lo decía por los colores electorales, no por motivos políticos), sino, que sólo existían los Estados Unidos. ¡Eah!... que diría un castizo. Y, del mismo modo, por si alguien se pensaba crecer, aprovechando la decadencia ganada a pulso por Bush, la Defensa, es decir, el Pentágono, la herramienta de ataque y defensiva, no se mueve ni un ápice, y sigue en las mismas manos que en antes. Igualito que por estas tierras.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris