Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Las creencias del juez Calamita

Pascual Mogica
Pascual Mogica
sábado, 6 de diciembre de 2008, 10:56 h (CET)
Cuando he leído las declaraciones del juez Fernando Ferrín Calamita, la verdad es que me ha entrado una enorme preocupación. El juez Calamita, dice que ha sido apartado de su cargo “por ser católico y perseguido por mis convicciones religiosas”. Si con esto nos quiere decir el juez Calamita, que en el caso de la pareja de lesbianas que querían adoptar a una niña, hija de una de ellas, ha actuado con arreglo a su calidad de católico y por tanto siguiendo sus convicciones religiosas, haciendo, por mi parte, la salvedad de que un juez, como persona física, tiene los mismos derechos constitucionales que cualquier otro ciudadano español, hay que decir que la Constitución no les permite, ni mucho menos les otorga el derecho, de ejercer su profesión dictando sentencias fundamentándose en sus creencias y convicciones religiosas. Eso sería terrible y pondría a la Justicia en una situación de descrédito total.

No estoy en absoluto de acuerdo con que al juez Calamita le haya dicho el Tribunal Superior de Justicia de Murcia, que un católico no puede estar en un juzgado de familia. Un católico puede ejercer en cualquier campo de la Justicia siempre y cuando tenga presente que está ahí para aplicar las leyes hechas por el hombre y no las dictadas por la Iglesia Católica. Si esto fuera así, cualquier juez podría tener presente, a la hora de juzgar, su tendencia ideológica y dictar sentencias desde esa posición. Lo cual sería mucho más terrible.

El juez Calamita ha dicho: “Me siento perseguido y no tengo confianza en la Justicia”. Con todos mis respetos hacia el depuesto juez creo, en mi opinión, que después de ver su actitud y sus quejas no está muy legitimado para decir que no tiene confianza en la Justicia. Aunque esté en su derecho a la hora de así manifestarlo.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris