Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Los juglares

Pascual Mogica
Pascual Mogica
viernes, 5 de diciembre de 2008, 11:01 h (CET)
Se dice que el juglar era una persona que, por dinero y ante el pueblo, cantaba, bailaba, recitaba, contaba cuentos o hacia juegos y malabares. En sus cánticos populares tañía la cítara. Eso era allá por el medievo, pero actualmente aún hay gente que se dedica a esta antigua forma de ganarse la vida, pero lo hace principalmente contando cuentos y tocando el violón.

En el Partido Popular hay muchos juglares y juglaresas que a diario nos entretienen con sus cuentos y sus historias. Hace unos días el conseller de Educación del Consell valenciano, Alejandro Font de Mora, nos contaba, refiriéndose a la manifestación de padres, profesores y alumnos para protestar contra la EpC en inglés, reunión que tuvo lugar el pasado día 29 en Valencia y a la que asistieron, según la Policía Nacional, más de 50.000 personas, que la muestra de protesta no era representativa ya que para haberlo sido tenía que haber asistido toda la comunidad educativa valenciana que se estima en 1.900.000 personas. El secretario general del PP valenciana, Ricardo Costa, también nos contaba la misma historia, pero iba más lejos. Costa, dijo que la representación, según él de 10.000 personas, fue mínima para la sociedad valenciana, que la conforman cinco millones de valencianos. Que también fueron convocados y no acudieron. Estos dos juglares son verdaderos especialistas en juegos y malabares, lo que ocurre es que esos juegos y malabarismos no les salen muy bien por que si tenemos en cuenta que en las manifestaciones convocadas por el PP y la AVT no asistían, ni por asomo, los 44 millones de españoles que somos, se puede decir que todas ellas fueron un verdadero fracaso, ya que la convocatoria se hacía extensiva a todos y cada uno de los ciudadanos españoles. Otro tanto hay que decir con respecto a las manifestaciones montadas por el tema del agua.

Recientemente, otro juglar, Manuel Fraga, puede que un superviviente del medioevo, nos contaba un cuento en el que acababa diciendo que “Franco era severo, pero nunca fue un criminal, que yo sepa”. Este cántico al dictador nos viene a aclarar que Franco fue muy severo, por eso sometió a miles de sus enemigos políticos a juicios “severísimos”, tan “severo” fue que los asesinados se contaron por decenas de miles. Se pasó un “pelín” con tanta severidad.

También hace unos días los juglares del Grupo de Estudios Estratégicos (GEES), dicen que este grupo está muy ligado a Aznar y a su fundación FAES, eso es lo que se dice en algunos medios de comunicación y no veo que se haya desmentido, este grupo nos contaba una historia en la que decía que el Gobierno de Zapatero debía dar las gracias Bush ya que gracias a su sistema de espionaje de correo electrónico se pudo detener al etarra Txeroki. Digo yo que cuando ocurrió lo del 11-S, lo del 11-M y lo más reciente, lo de Bombay, a Bush debió caérsele la red y no pudo detectar que se iban a dar estos atentados al tener “jodido” el correo electrónico.

Y no puedo acabar sin hacer mención a la juglaresa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. Esta nos cuenta un cuento en el que nos dice que el actual ministro a Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, debe dar explicaciones sobre los vuelos de la CIA que hacían escala en España con destino a Guantánamo llevando presos. Este cuento es buenísimo, pues cuenta la ilegalidad de un acuerdo entre Bush y Aznar, cuando este último era presidente del Gobierno, para que esos aviones pudieran hacer escala en España. El final del cuento es una sorpresa: Piden explicaciones de lo que ocurrió durante el Gobierno de Aznar, al Gobierno de Zapatero.

Lo dicho, no tocan la cítara. Tocan el violón y cuentan muy mal los cuentos. La gente acaba por no hacerles caso y dormirse.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris