Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Descomposición

Pascual Falces
Pascual Falces
jueves, 4 de diciembre de 2008, 10:16 h (CET)
La Historia es maestra, se quiera o no, se conozca en sus pormenores o no. Cuatro piedras entre hierbas en un extenso terreno llano son elocuentes de que toda resistencia “numantina” está abocada al fracaso. O, que, cualquier victoria “pírrica” es para partirse de risa; que, una “Noche triste” es para pasársela llorando. Que, con “Sangre, sudor y lágrimas” puede ganarse una guerra mundial; que, “los barcos no pueden contra los elementos”, y etcétera, etcétera...

La anterior retahíla de citas no tiene carácter de erudición, porque, entre otras razones, Google acabo con esa fea costumbre hace tiempo y cualquier frase ya está al alcance de un “clic”, sino de hacer memoria del orgullo de ser griego en tiempos actuales -muy respetable pero modesto-, por ser hincha del Olimpiakos CFP, o por bailar el sirtaki, o por ser propietario de un restaurante donde ofrecer deliciosos platos de mussaka, dolmades o keftedes. O, bien, sentirse orgulloso de pertenecer al pueblo helénico que vio nacer a Sócrates, Hipócrates, Platón, y Aristóteles; que colonizó el Mediterráneo entero y lo llenó de leyendas, de sabiduría; de una manera de gobernarse, de un arte arquitectónico y escultórico que permanece hasta nuestros días. ¿Con cuál se quedan?

Oteando el panorama de España desde en medio y desde lo alto de la península, no queda otro remedio que pensar, en que, como olfateaba Hamlet en Dinamarca y en plan literario, algo huele aquí a “descompuesto”. La crisis “a la española” no es cuestión de terror por el número creciente de parados con todo lo que de penoso conlleva, porque ya se sabe, de las crisis se sale... pero, ¿quien recompone el puzzle roto de una patada que ha costado tantos siglos encajar? Cada pieza se separa de la otra y sobre ella hay forraje suficiente para que las aves de corral en que se han transformado los “plumíferos” de papel, digital o de TV, picoteen y se lleven a casa su pan de cada día. El Siglo de Oro español pasó a la Historia, y siempre será motivo de orgullo para los descendientes, del mismo modo que Unamuno quedará fijo en su estatua de Salamanca. Mientras tanto, en cubículos cada vez más recortados, se seguirá discutiendo acerca de si Esperanza Aguirre debió volver de la India en avión a toda prisa y con calcetines, o con todos los honores dentro de un pijama de madera de nogal.

La mentira y el eufemismo están instalados en el modo de trasmitir la verdad oficial al hombre de la calle. El aborto es “interrumpir” algo que ya es imposible de continuar. La eutanasia es la muerte “digna”. La confusión está servida, e impuesta. La tiranía de lo “políticamente correcto” es el más feroz totalitarismo mental encubierto que destruye la moral y la ética que un pueblo construyó a lo largo de siglos. La decadencia española se consideró alcanzada al entregar en 1898, Cuba, Puerto Rico y Filipinas, las últimas colonias del Imperio. No fue así; la “generación del 98” que surgió como reacción con tanta gloria, se adelantó, o, sencillamente, fue precursora de otra que ha de venir. Si es que viene, porque tal vez, ni eso, como pasó con la Magna Grecia. Al fin y al cabo somos parte de “la historia del hombre”, de su constante devenir sobre la corteza terrestre. Si esta “descomposición” está ocurriendo en verdad, al menos deberían convocar un referéndum... no nos pase como a los griegos, y, a la postre, solo quede el Real Madrid y la tortilla de patatas, o el Quijote, ¡ah! se me olvidaba... y la Jota aragonesa.

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris