Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Desconcierto, confusión, colusión e inseguridad

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 4 de diciembre de 2008, 10:16 h (CET)
Debo confesar mi más absoluta incapacidad para comprender este folletín que se ha formado con el intento de compra de parte de Repsol, primero, por la rusa Gazprom, luego, por la compañía de la misma nacionalidad, Lukoil y, finalmente, por si faltaran más cabos para enredar la madeja, aparece una tercera en discordia, esta vez francesa, que es el grupo petrolero Total. El que yo, un simple ciudadano de a pie no alcance a comprender en toda su magnitud estas grandes operaciones financieras, estaría dentro de lo comprensible pero, si nos tuviéramos que regir por las reacciones del señor Rodríguez Zapatero, en lo que respeta a las operaciones a las que nos venimos refiriendo, parece que tampoco en las altas estancias de nuestra Administración, acaban de tener clara su posición ante una operación de tanto calado y que tantas repercusiones podría llegar a tener para todos los españoles.

Y es que uno, cuando lee la prensa e intenta sacar conclusiones del cúmulo de noticias, declaraciones y desmentidos que se han ido produciendo desde que se anunció el intento de Gazprom de hacerse con un 20% de Repsol, mediante la compra de las acciones de esta sociedad, que había adquirido Sacyr Vallehermoso, la empresa del señor Del Rivero, hace unos años ( creo que en el 2006), con dinero prestado por el ICO y a instancias o presionado, vayan ustedes a saber, por el propio Gobierno español); lo único que se puede sacar en limpio es que, en toda esta ristra de operaciones y, contrariamente a lo que parece que se nos quiere vender a los ciudadanos, las intervenciones y presiones de toda índole, tanto de miembros del Gobierno como, y esto todavía puede resultar más sorprendente, desde miembros de la institución más alta y valorada de la nación; parecen indicar que, bajo mano, existen intereses ocultos, apoyos disimulados y amiguismos declarados, que permiten que pongamos en tela de juicio la limpieza y la necesidad de que, para salvar a Sacyr, tengamos que ceder parte de nuestra autonomía energética. Salvo, y esto se deberá ver, que lo de Total forme parte del ofrecimiento que le hizo Zapatero a Sarkoz, cuando consiguió la “famosa silla de la cumbre de Washington”.

Y todo esto ocurre cuando los ciudadanos estamos contemplando, perplejos, como los gobiernos de aquellos países que asistieron a la cumbre de Washington y que se las prometían tan felices con sus resultados; en lugar de adoptar medidas sincronizadas para intentar hacer frente a la crisis general, dan la sensación de haberse vuelto locos y, poseídos de un afán desmedido de intervencionismo estatal, no han dudado en endeudarse hasta las orejas para acudir en auxilio de las grandes multinacionales, volcando miles de millones en apoyo de empresas que, ellas solitas, se han buscado los problemas; de sociedades que pagan millones a sus dirigentes para que después, cuando vienen mal dadas, deban ser rescatadas por el Gobierno a costa del Erario público que es lo mismo que decir: a costa de todos los impuestos de los millones de ciudadanos de a pie que, tengamos o no crisis, nadie nos excusa de pagar.

Me explico, porque lo que estamos viendo que está sucediendo con los bancos de nuestro país que, en teoría, debían recibir 50.000 millones de euros para agilizar su gestión y permitir que se concedieran los préstamos a pequeñas empresas y particulares, al efecto de que estos tuvieran facilidades para mantenerse y superar la crisis que amenaza su economías y negocios; parece como que no estuvieran interesados en aflojar la espita del dinero en cuanto a la concesión de créditos; los unos porque no han acudido a las subastas, los otros porque parece que el dinero que han recibido lo han dedicado a otros fines que les resultan más rentables y los restantes, debido a que parecen tener miedo de dejar dinero a las empresas que lo precisan, ante la eventualidad de salir trasquilados. No sé, pero uno no puede menos de sospechar que aquella frase tan manida de “entre todos la mataron y ella sola se murió” vendría como anillo al dedo a esta situación de caos económico que todos se esfuerzan en controlar, todos tienen sus ideas particulares sobre los remedios adecuados, todos arriman el ascua a su sardina según sean Keynesianos o Ricardistas y todos han creído que la mejor solución para salir de la crisis es que el Gran Hermano, el papá Estado, sea quien tome las riendas de la economía para, según su propia conveniencia, su postura ideológica y su particular forma de entender la economía, vaya vaciando las arcas del Tesoro Nacional repartiendo toda la riqueza de los españoles entre aquellos que, hasta hace dos días, se embaulaban millones de euros de beneficios a repartir entre unos pocos privilegiados.

Esta condena de hecho que se está maquinando en contra de la libertad de mercado; esta usurpación de la libre actuación privada; esta precipitación en dar por descontado el que, inyectando miles de millones de euros – 200.000 millones de euros está dispuesta la UE a invertir para combatir la recesión y 800.000 millones de euros es la nueva aportación de los EE.UU a su economía, son cantidades tan astronómicas que ni nos atrevemos a convertirlas en las antiguas pesetas para no sufrir un colapso – todo se va a solucionar, sin que los ciudadanos, las mismas administraciones públicas y el conjunto de los 27 países que forman la UE, consigan salir indemnes de ello; resulta de todo punto inimaginable si tenemos en cuenta el distinto endeudamiento al que van a verse abocados los distintos países; la diversa situación económica de cada uno de ellos al enfrentarse a la recesión y la distinta habilidad financiera que los gestores de cada nación van a poner en práctica para poner los medios adecuados para esquivarla; lo que al fin del periodo de estrecheces, dará lugar a que se hayan creado diferencias, difíciles de superar, entre las diversas naciones miembros de la UE que, probablemente van a formar un mapa político y económico completamente distinto al que estaba vigente al inicio de la recesión.

Mucho me temo que, los actuales gobernantes que tenemos en nuestra nación, no sean, precisamente, los que nos permitan albergar ilusiones respecto al resultado final al que nos vamos a tener que encarar. Por desgracia, es muy posible que el peso específico de España dentro de el concierto de naciones europeas, quede relegado a las últimas posiciones si nos debemos regir por nuestra situación actual sin duda marcada por el mayor desempleo de toda la UE con los EE.UU incluidos y el brutal endeudamiento exterior que venimos arrastrando gracias a los despilfarro del gobierno del PSOE, que parece no darse cuenta de que vamos directos hacia la quiebra nacional. No en vano la corrupción campa por sus respetos, los que ocupan cargos públicos procuran forrarse antes de que se les expulse de ellos y el afán del Gobierno por engañar a los votantes con promesas irrealizables y demagogias doctrinarias, para adormecerlos, simulando un falso optimismo y una situación que está a las antípodas de la realidad. Es posible que tengamos ocasión de comprobarlo cuando, quizá, sea demasiado tarde para poner remedio. Mientras, nos pueden intentar distraer con muestras de cristianofobia o insistiendo en lo de la Memoria Histórica. Solo un peligro grave: que volvamos a una situación similar a la que sumergió a España en el campo de Agramante de la Guerra Civil, en el que el papel de Orlando el Furioso lo desempeñara un pueblo enfrentado de nuevo por mor del revanchismo que son incapaces de controlar los de la izquierda de siempre o sea los que nos están gobernando.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris