Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

No por mucho madrugar

Mario López
Mario López
miércoles, 3 de diciembre de 2008, 11:23 h (CET)
En su afán de alcanzar la excelencia uno puede llegar a equivocarse a extremos de levantarse una hora antes. Es tremendo error que se paga durante todo el día. No encuentras el momento de despejarte. Y así no se levanta España. Pero, una vez cometido el error, duchado, afeitado y desayunado, habremos de hacer tiempo hasta que llegue el momento de abandonar el claustro hogareño para emprender la temida, necesaria e impredecible jornada laboral.

Luego, a horas que no lo son, volveremos para darle la matraca al personal con esto del verbo, que es lo que le resta a uno una vez reconocida su incapacidad para alcanzar metas mayores cual bien pudiera ser la coyunda. Pero, en fin, el hecho cierto es que aún no has entrado en contacto con el resto del personal –pues están en su cabal y duermen- y tienes la extraordinaria ocasión de prepararte el guión para no cag.. Dicho esto, hay que ver que oscuro está el cielo todavía. Aún no se puede apreciar la mano del alcalde Gallardón –que tiene mucha ilustración- sobre el cielo de Madrid. No sé qué historia leí el otro día que a nuestra villa le viene el nombre por el recorrido de sus acuíferos. Pero si estamos más secos que la pata del tío Perico. Ay, la virgen ¿Y qué les digo yo hoy a mis alumnos? Es el último día de clase y uno es un caballero. Después de contarles no sé yo muy bien el qué con respecto a cómo se han de organizar los planos, les daré un vino español, que es cosa que todos conocemos sobradamente y llevamos con soltura. Bueno, pues todavía son las ocho menos cuarto y aún me queda hora y cuarto para entrar sin capote a la arena. Eso es torear y lo demás una soberana tontería. Ay. Qué cruz de senectud. Llegar a ciertas edades es completamente absurdo. Si no tienes con quién regocijarte corporalmente eres un auténtico monstruo de la naturaleza. Y hablar de estas cosas a las ocho menos diez de la mañana, un delito. Ves tú, pasar diez líneas más abajo me ha llevado cinco minutos. Y así echamos el tiempo a la basura, como si nos sobrara. También es verdad que se me podría haber ocurrido desarrollar una actividad aún más demencial. Cierto es. Bueno, me recuerda aquellos días de mi juventud en los que me hallaba perdido en andenes de pueblos remotos, de esos a los que el gobierno piensa regalar ocho mil millones de euros, para que sus ediles tengan un buen banquete estas navidades. Se dice pronto, ocho mil millones. Qué sueño me está entrando. La virgen.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris