Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cristianismo originario   -   Sección:   Opinión

La guerra empieza en cualquier parque infantil

Maite Valderrama
Vida Universal
martes, 2 de diciembre de 2008, 09:26 h (CET)
Un día soleado, niños y niñas jugando en un precioso parque infantil, rodeado de plantas y palomas. En algunos banquitos, padres y madres toman el sol relajados. De pronto, aparecen tres niños de siete u ocho años, con botes de spray, de esos que venden para simular la nieve en Navidad. Estos pequeños empiezan a rociar las palomas y los pobres animales, que paseaban tan tranquilos, emprenden el vuelo despavoridos.

Me levanto y le digo a los niños que por favor dejen de molestar a las palomas, que éstas pueden quedar ciegas o asfixiarse. Los niños me miran con cara de fastidio, se dan media vuelta y siguen fumigando a las palomas que todavía revolotean por allí. Insisto: ¿No os da pena estos animales? Entonces se acercan sus padres y cogen por los hombros a los niños y me miran como si hubiera hecho algo terrible. Se llevan a los niños más adelante, para que puedan seguir "jugando", y como ya no quedan palomas, empiezan a rociar los pelos de otros niños que juegan por allí.

Así se acabó el parque que hasta entonces había estado en paz. Todo esto me dio mucho que pensar. Y me dije: Si no enseñamos a nuestros hijos el respeto por la vida, crecerán en el concepto de que la violencia es un juego. En un programa de TV muy interesante del Emisor Nueva Jerusalén, titulado Guerra y Paz, decían algo así: "Las agresiones son tensiones. La guerra empieza en los pensamientos". ¿Acaso no son nuestros hijos el reflejo de nuestras propias tensiones y muchas veces de nuestros propios pensamientos? Pensemos que hoy es el día, en cada situación, para inculcar la paz a nuestros hijos, en base a nuestro propio ejemplo, para que mañana no tengamos que llorar por ellos y por nosotros mismos.

“Contribuya a la no violencia. Traiga la paz a su vida, a su entorno... y si quiere,
cuéntenos cómo lo hace“.
Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris