Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Ni las migajas para los pobres

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
martes, 2 de diciembre de 2008, 22:40 h (CET)
El señor Zapatero, con el aplauso de sus seguidores y partidarios, a bombo y platillo y con su estereotipada sonrisa de autocomplacencia, anunció en el Parlamento el plan global español contra la crisis económica. Las medidas de choque para plantarle cara a la recesión, se centra en la dotación de 11.000 millones de euros, con la intención de crear 300.000 puestos de trabajo. Si tal plan se llevase a cabo con transparencia, garantías, ecuanimidad y rendición de cuentas de su uso, hasta la oposición podría frenar sus “duras”(¿?) críticas al mismo.

Ya están previstos, en líneas generales, los beneficiarios del banquete crematístico: que si 800 millones para el sector del automóvil, para los ayuntamientos, para la creación de puestos de trabajo, para otros sectores.

Los que nadie ha nombrado, ni siquiera se han acordado de ellos – ¡no deben figurar en los macro planes económicos del Estado¡- son, precisamente, los más necesitados de ayuda, los pobres de solemnidad, los que ni tienen casa, ni familia, ni salud y tienen frío, hambre, están tirados en las calles y tienen que ir a comer un plato caliente a los comedores montados por la Iglesia en tantas partes de nuestra geografía.

Quizá haya una explicación: A base de quitar los signos religiosos de crucifijos, de la Biblia, del Evangelio etc, en este estado aconfesional que algunos malamente llaman “laico”, se desconoce la parábola del Epulón y del pobre Lázaro. Hoy y aquí de la mesa del Estado no caen ni las migajas para los pobres de verdad. Ah, pero eso no impedirá que casi todos nos deseemos ya ¡Feliz Navidad!

Noticias relacionadas

No

Un poema de Aurora Peregrina Varela

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Insumisión, Resistencia y Confrontación

El feminismo radical dilapida crédito, cayendo en un espantoso ridículo

“Hablamos de feminazis… no de feministas normales, de infantería. Sino de feminazis y sus mariachis” Arturo Pérez-Reverte.

La palabra construye o destruye. Sepamos elegir

Políticamente incorrecto

Candidatos y democracia

La aparición de cuatro generales en el escenario político español resulta cuanto menos chocante
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris