Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

Judicializar lo injudicializable es un mal sueño

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
domingo, 30 de noviembre de 2008, 23:36 h (CET)
Cuando se politiza la justicia o se judicializa la política perdemos todos. Los ciudadanos pierden confianza en el sistema y las instituciones credibilidad. Lo mismo sucede cuando se pretende judicializar nuestra memoria. La historia es la que es, y en todo caso, es un dietario filosófico de ejemplos. Dicen que se repite, quizás, pero lo cierto es que sus lecciones no se aprovechan. Ahora, a mi juicio, por esa excesiva judicialización, la Sala de Penal de la Audiencia Nacional ha tenido que pronunciarse sobre la incompetencia del juez Baltasar Garzón para investigar los crímenes cometidos durante la última incivil contienda española. Catorce votos a favor de la incompetencia y tres en contra ha sido el resultado. Nunca debió haberse llegado por la vía judicial, lo que ha de ser una vía política, entre otras cuestiones, porque el poder judicial tiene que estar por encima, e independientemente muy por encima, de los vaivenes políticos. Si somos incapaces de conciliar la justicia y la libertad, sino sabemos discernir lo que representa el poder judicial y el ejercicio de su potestad jurisdiccional frente al pluralismo político, corremos el riesgo de enturbiar acciones y de solapar garantías jurídicas.

No estoy en contra de recuperar la memoria del pasado, la considero necesaria, pero esto debe servirnos para que convivamos mejor y no para dividirnos y enfrentarnos. Sería más de lo mismo de siempre. Una sociedad que olvida su pasado es manipulable ideológicamente pues pierde su identidad. Pero, también, de igual modo, una sociedad que judicializa su pasado reabre heridas por un camino confuso. Los problemas no resueltos, algunos de los cuales repercuten con dolorosa frustración sobre la conciencia de sus pueblos, hay que enjuiciarlos desde el diálogo y jamás desde la venganza. El espíritu de reconciliación y concordia, y de respeto al pluralismo y a la defensa pacífica de todas las ideas, que guió la transición española, es un claro ejemplo del camino a seguir, que no fue el de la judicialización. Para honrar y recuperar para siempre a todos los que directamente padecieron las injusticias y agravios producidos, de un bando y de otro, por unos u otros motivos políticos o ideológicos o de creencias religiosas, en aquellos dolorosos períodos de nuestra historia, no hace falta que intervenga poder judicial alguno. Sería un fracaso total que tuviese que intervenir. Cualquiera puede hacer historia; pero sólo una sociedad libre, con conciencia comprensiva, puede escribirla con renglones justos.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXIX)

El Opus Dei no es santo porque lo sea un miembro concreto. Ni viceversa

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris