Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Promesas que encierran el odio a la cultura y a la religión del pueblo

Josefina Galán (Málaga)
Redacción
domingo, 30 de noviembre de 2008, 21:27 h (CET)
Acabo de oír unas declaraciones de la Consejera de Educación de la Junta de Andalucía, diciendo: "Sí algún padre se siente molesto u ofendido por la presencia de algún crucifijo en las escuelas, que lo manifieste; inmediatamente procederemos a su retirada". "Tenemos que ser respetuosos y acceder a lo que nos pidan los ciudadanos".

Luego, entonces, ¿que ocurre con la asignatura de Educación para la Ciudadanía, que nos quieren implantar como obligatoria? Existen 23 sentencias y 82 autos de medidas cautelares favorables a los padres objetores. Los padres simplemente estamos haciendo uso de un derecho constitucional, ante unos contenidos ideológicos que sustentan y salpican el temario de esta asignatura, que no han sido consensuados (no se ha tenido en cuenta ni a padres, ni a profesores, ni a la oposición política mayoritaria, como cabe esperar en una democracia), sino que ya vienen impuestos por el gobierno.

¿Es este el respeto que usted ofrece al primer padre que se sienta ofendido? Sabe que le digo: que el crucifijo "no hace daño a nadie" como dijo el alcalde Tierno Galván. Mientras que la Educación para la Ciudadanía margina la educación moral, sustituyéndola por una instrucción cívica, que supone un peligro para la vida de nuestros hijos y de nuestra democracia. Ya se lamentó Ortega y Gasset en su día, "de la pretensión de reducir la enseñanza de la ética a una educación para la convivencia".

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris