Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Insultos y mentiras

Mario López
Mario López
sábado, 29 de noviembre de 2008, 11:01 h (CET)
Ciertos personajes de la derecha española han adoptado el insulto personal como principal recurso dialéctico. Los insultos de José María Aznar son nietos de la vida regalada que ha tenido con Franco e hijos del rencor, de la profunda amargura que viene arrastrando desde el día en el que su partido y, en buena medida gracias a él, perdió las elecciones generales al Congreso de los Diputados. Su actitud a partir de entonces a ayudado en gran medida a que el PP renovará su fracaso electoral en 2007 y está consiguiendo que el futuro político de su partido acabe convirtiéndose en una entelequia. El PP perdió las elecciones en 2004 porque nos llevó a una ocupación militar ilegal y, fundamentalmente, porque nos mintió.

Lamentablemente, la mentira es una necesidad vital cuando se vive bajo el gobierno de la intolerancia. Muchos de los progres de pacotilla a los que alude con tanta ira el señor Aznar se han pasado la vida, precisamente, luchando contra la intolerancia para, entre otras cosas, hacer que la mentira deje de ser una necesidad vital. Y eso es posiblemente lo que más le subleva a un mentiroso de solemnidad como es nuestro héroe de Perejil. Desde su melena, hasta sus pulseras, pasando por su empresa familiar de grotesco nombre, todo en él es una solemne y reconocible mentira. Con todos los errores que hubieran podido cometer a su pesar personas como Ernesto Guevara, su legado intelectual y espiritual tiene un extraordinario valor para aquellos que creemos en la libertad de los pueblos, en el derecho de los ciudadanos a ser los protagonistas de sus vidas y en la justicia social. En cambio, los valores de los que don José María ha venido haciendo gala con gran ostentación son: el orgullo manifiesto al ejercer de falso colega, de la manera más zafia y servil que hombre alguno pueda llevar a cabo, con su “amigo” Bush; el amor desmedido a bienes y prebendas tales como casar a su hija con un magnate de pacotilla en El Escorial, vender unos libros intragables de cuya autoría –hay que decirlo- nadie puede dudar pues su prosa es tan cargante como él mismo; la asunción de consejerías y cátedras ganadas por su servil manera de entender la política internacional.

Yo me confieso un progre de pacotilla de esos que tanto odia Aznar. Y soy un asiduo lector de las Cartas al Director de la prensa española. Tengo que decir que una de las cartas que más me ha impresionado nunca ha sido la firmada en El País, el pasado miércoles 26, por Benjamín Forcano (sacerdote y teólogo) con el título “Esperanza Aguirre se retrata”. En esa espléndida carta hace un interesantísimo análisis comparativo de las personalidades de la lideresa popular y del revolucionario Che Guevara. Yo recomendaría su lectura en todos los colegios del país.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris