Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

España ha dejado de ser católica

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
viernes, 28 de noviembre de 2008, 10:28 h (CET)
No empiecen tan pronto a llamar airadamente a este periódico, ni escriban, todavía, alarmadísimas cartas al director. He escogido este titular con la única intención de atraerle a usted hasta estas líneas y lo he conseguido. De eso se trataba en principio. Permítanme aclarar que si España no ha dejado de ser católica le falta poco y es lo menos que nos merecemos.

Soy católico, mis lectores habituales deben perdonarme por ser extremadamente reiterativo en esta afirmación, pero me gusta repetirla con frecuencia en tiempos en que no está de moda, en días en que es políticamente incorrecto. Me gusta serlo. Incorrecto en lo político, digo.

Les estoy hablando de la orden judicial de retirada de los crucifijos de una escuela de Valladolid. No entiendo que haya padres a los que les moleste la presencia de un crucifijo en un aula, pero cuando leo sus argumentos admito que pudieran tener razón, que una escuela pública no debiera orientar a sus alumnos en ninguna dirección ideológica…

…lo que choca con las clases de Religión que la mayoría de los padres admiten por inercia, como por inercia admiten los crucifijos en las aulas excepto una minoría combativa que me da envidia, y con las clases de eso que abreviadamente llamamos “Ciudadanía”. Porque “Ciudadanía” orienta la educación ideológica de los niños. Será en la dirección “buena”, según cree el Estado Democrático, pero orienta ideológicamente sin duda alguna, pues para eso se ha instalado en el sistema educativo, precisamente para eso se “inventó”. Si ustedes me apuran, toda la educación trata de eso, de orientar ideológicamente en el buen camino a los niños. En lo que cada sociedad considere que es el buen camino. Sé de un país en el que está bien visto escupir en el suelo.

Y hoy mayoritariamente España no considera que la Iglesia Católica, su doctrina y sus símbolos marquen el buen camino. Nuestra sociedad ha derivado en otra cosa distinta a la sociedad católica. Ser católico es algo antiguo, pasado de moda y contrario al ambiente social chupiguay y de champán para todos que nos envuelve. Y los culpables somos los que formamos esa sociedad cuyo rumbo hemos decidido entre todos. Y, claro, más responsabilidad tenemos los propios católicos que nos hemos dejado comer el terreno neciamente.

Han sido sobre todo nuestros errores, los fallos de nuestra jerarquía (y los de lo que en tiempos fue “ingente masa católica”) y nuestras incongruencias y desistimientos los que han proporcionado una sociedad amargamente crítica con nosotros mientras es tolerante con su propia necedad, una sociedad que cada primavera celebra miles de primeras comuniones no para demostrar su fe, sino su riqueza y prodigalidad, no para sentirse en “común unión” sino para demostrar a vecinos y amiguetes el poderío económico propio y lo rumbosos que somos con los Kevin José o Jessica María de nuestras entretelas.

España ha derivado en una sociedad que ha puesto su mirada en tener más y disfrutar más, que ha hecho del materialismo su objetivo vital, en lo cual los católicos tenemos una enorme responsabilidad, que vive la Semana Santa como una ocasión acertadísima para evadirse de las presiones del trabajo, semana en la que la Religión no supone más que un aspecto folklórico y festivo del pueblo de nuestros padres. De lo que hemos hecho con la Navidad prefiero no hablar porque está a la vuelta y prefiero no amargar las fechas. A eso ha reducido nuestra sociedad las vivencias religiosas. Como para no quejarnos.

Si un juez ordena retirar los crucifijos de una escuela es porque está firmemente convencido (de momento tengamos en cuenta que se puede recurrir) de que la ley dice exactamente eso. Y si la Ley lo dice pensemos, después de acatarla, que la hemos hecho entre todos y todos somos responsables de ella. De todas formas, yo sería incapaz de imponer un crucifijo en un aula a quienes no quisieran tenerlo.

Mientras la mayoría de la sociedad “pasa” de vivir la religión (ni siquiera se oponen, simplemente les da igual) los católicos vivimos menguando, encogiéndonos, reduciéndonos. Acomplejados, en silencio, aceptando “con buen rollito” e impasiblemente nuestro destino. Y con él nuestra responsabilidad en la creación de una sociedad laica con unos valores que no compartimos. Que no comparte nuestros valores.

Y que desemboca en la retirada de los crucifijos de las escuelas. Mea culpa.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris