Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Crónica de una vergüenza

Mª del Pilar Amparo Pérez
Redacción
viernes, 28 de noviembre de 2008, 12:08 h (CET)
Vergüenza la que sentimos miles de españoles que fuimos vejados y pisoteados en nuestra dignidad los pasados 20, 21, 22 y 23 de noviembre de este aciago año del Señor de 2008. Desvergüenza de los que nunca la han conocido. Estos hechos que se van a relatar, muy sucintamente, ocurrieron en una nación, (tristemente con una minúscula enorme), que se cree del primer mundo y cada día existe menos por culpa de sus propias y más altas instituciones. Estos hechos nunca serán contados por los medios de comunicación vendidos a la dictadura de los partidos (partitocracia) que llevan ejerciendo muchos años una CENSURA implacable y silenciosa, pero real y diaria.

Personas decentes, mujeres, niños y ancianos, pueblo llano en definitiva, pretendieron acudir los citados días a la Basílica del Valle de los Caídos para, simplemente, escuchar la Santa Misa y depositar unas flores. La Guardia Civil, en una actuación sin precedentes, procedió a realizar los siguientes hechos vergonzosos, impropios de soldados de España que han jurado honrarla y defenderla:

Los coches de los asistentes a tan peligrosos actos religiosos fueron registrados de arriba abajo, abiertos sus maleteros, etc.… y sus ocupantes cacheados como vulgares delincuentes. Todas las insignias de movimientos LEGALES y heroicos, como la Falange o el Requeté fueron requisados. Pero la cosa no queda ahí: también se requisaron insignias y emblemas de La Legión (sí, sí, leéis bien), de España (sí, sí, sin más), del Águila de San Juan (peligrosísima y satanizada por la anti-España) y hasta diferentes símbolos militares.

No contentos con eso, se requisaron TODAS las banderas de España: con Águila, sin Águila y con lo que fuera. También se obligaron entregar camisas azules, boinas rojas y chapiris de la Legión y hasta efectos personales, tales como cintas de la Virgen del Pilar (por cierto Patrona de la Guardia Civil) y rosarios, crucifijos (sí, sí leéis bien, como en 1936). Y todo lo requisado fue abandonado debajo de los pinos, siendo ultrajada la Bandera Nacional. Muchas personas lloraban impotentes al ver como un Cuerpo del Ejército Español realizaba estos agravios y graves ofensas a la Patria. Algunos gritaron a los guardias: ¡quitaros la bandera, de la guerrera! Y en verdad, debieron de hacerlo para ser consecuentes con sus arbitrariedades, por llamarlo de alguna manera suave.

Los antidisturbios de la Guardia Civil, en un número desmesurado, y armados de porras de forma bien visible, empujaban y trataban como a delincuentes a españolitos de a pie asombrados, a esos mismos españolitos que siempre han llorado a los Caídos de la Benemérita y han acudido a sus entierros y funerales.

Mientras, los separatistas son subvencionados por el propio estado y se sientan en las más altas instancias de la nación; mientras los medios de comunicación ocultan todos estos hechos y todo lo que les da la real gana, que es mucho; y mientras, todos los “grupos parlamentarios”, separatistas, comunistas, “socialistos” y derecha cada día más sin vergüenza y sin norte alguno, aprueban y aplauden estas actitudes inaceptables e impropias de una democracia, que hace mucho que dejó de existir si es que alguna vez existió, y de una nación civilizada.

Estos son los hechos. Se podrían contar muchas más anécdotas, a cual más vergonzosa, miserable e infame. Pero lo reseñado hasta aquí da idea de la situación actual de España. Que Dios nos proteja y nos pille confesados.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris