Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   ¿Es sólo un deporte?   -   Sección:  

La ilusión es la clave

Miguel Cañigral
Miguel Cañigral
@mcanigral
jueves, 27 de noviembre de 2008, 10:41 h (CET)
¿Qué nos hace acudir al estadio partido tras partido a pesar de que siempre jugamos fatal? ¿Porqué seguimos animando a un equipo que nunca gana nada? Podría decir que es la fe, la esperanza, la pasión, la fidelidad y otras muchas cosas. Pero todo esto se puede resumir en una sola palabra.

La ilusión. La ilusión es ese estado de las personas que incluye toda una serie de sentimientos que nos obligan a luchar por algo. A la ilusión sólo la supera el enamoramiento, pero no se llega a él sin ilusión.

La ilusión es una esperanza que nos hace ser apasionados, nos anima a atrevernos y a arriesgarnos. Nos ilusionamos casi siempre que hay algo nuevo que nos genera la esperanza de poder mejorar o aparece una nueva idea atractiva.

Cuando somos pequeños cualquier detalle nos ilusiona. Acompañar a nuestros padres a hacer la compra, abrir los sobres de cromos, cenar fuera de casa, visitar a algún familiar, etc… Todo aquello que se sale fuera de lo normal, genera en los niños una ilusión desmedida que cuando crecemos se pierde.

En la vida real se cumple, y en el deporte, como parte de esa vida ya sea real o ficticia, también hay ilusión. La ilusión es lo que mueve a miles de españoles a salir a la calle a animar a una selección de fútbol que nos había acostumbrado a fracasar. También es lo que hace que un discapacitado se suba a una silla de ruedas para correr los 200 metros.

Debemos luchar por mantener la ilusión, hay que trabajar para protegerla y que perdure. Sin ilusión no somos nada. Si nadie sintiese ilusión, no acudiríamos a los estadios, desaparecerían los nervios antes de cada partido y perderíamos parte de lo que nos hace vivir.

La ilusión la perdió, por ejemplo, la afición del Valencia la temporada pasada. Les daba igual animar, dejaron de ir al estadio y este año todos vuelven a estar al lado del equipo. La ilusión que, sin embargo, no perdió Almagro cuando iba por detrás en el marcador.

Perdemos esa ilusión porque crecemos, porque avanza nuestra vida y nos defrauda lo que vemos. Siempre existe lo mismo, no hay nada nuevo y nada mejor. Pero no siempre es así. Tenemos que observar los pequeños detalles y no marcarnos metas imposibles.

Son esos detalles los que nos hacen ser felices. Debemos ser humildes y ser lo que significa la palabra afición. Mostrar nuestro amor por unos colores, la pasión por un equipo y una historia. Es nuestra obligación disfrutar de esos sentimientos imposibles de borrar.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris