Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

¿Bravo por Bravo?

Lisa Justiniano (Madrid)
Redacción
miércoles, 26 de noviembre de 2008, 16:59 h (CET)
Ojeo la revista para adolescentes "Bravo" con la que mi hija se ha pertrechado: moda, cotilleos de famosos, y frivolidad por todas partes: "Como nos apetecía mucho ligar nos pusimos taconazos, una minifalda y relleno en los sujetadores. Ya en la disco conocimos a unos chicos guapísimos y uno de ellos me pidió rollo. Nos dimos un par de picos…". Otra dice: "Me tocó besar a mi amigo (…) suerte que después besé a un chico supermono".

Y en el apartado "desahógate" se anima vivamente a la casi niña que se siente culpable por masturbarse, e incluso se le facilita una web para progresar en ello. Es preocupante que una publicación sin ninguna autoridad pedagógica pontifique en las conciencias de los menores, ignorante de que el círculo vicioso de la masturbación es un modo de auto-abuso que lesionará seriamente las futuras relaciones estables, además de resultar un perjuicio moral grave. El placer sexual se ha de imbricar en el preámbulo de la relación y es en el matrimonio donde alcanza el mayor grado de satisfacción siempre que se abra al milagro de la vida.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris