Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Ostracismo

Manuel Villena (Granada)
Redacción
martes, 25 de noviembre de 2008, 12:22 h (CET)
De todos es conocido que la antigua Grecia es la madre de nuestra civilización. En aquella remota Grecia existía un procedimiento político que permitía desterrar a las personas consideradas peligrosas para el bienestar general. Este proceso se denominaba: Ostracismo. Consistía, en líneas generales, en que el pueblo en votación pública escribía el nombre de la persona que deseaban exiliar. Si en la votación se alcanzaban al menos 6 000 votos la persona en cuestión tenía que abandonar Atenas durante 10 años.

En la España actual, cansados estamos de ver como personajes de ínfima catadura moral, nulos escrúpulos y una cara muy dura se enriquecen descaradamente a base de estafas, robos e ilegalidades varias. En caso de ser descubiertos y condenados cumplen una ínfima pena y a continuación a disfrutar de lo robado. Pero lo más sangrante, para la gente de bien, es que hay medios de comunicación, sobre todo algunas cadenas de televisión, que les ofrecen cantidades ofensivas de dinero a esta fauna de vividores, ladrones y estafadores, a cambio de que nos cuenten sus “hazañas”, siendo de este modo generosamente recompensados. Mientras tanto las personas normales asistimos atónitos y perplejos a la loa y fomento del delito y la picaresca.

Volviendo al principio, ¿no creen que deberíamos recuperar el ostracismo de la antigua Grecia? Si esto fuese posible podríamos condenar, tanto a las televisiones sin escrúpulos como a los truhanes a un exilio de una década. La democracia y la honradez saldrían ganando.

Noticias relacionadas

¿Una Constituyente?

La Constitución de 1978 no prevé el caso de la reciente sentencia del caso Gürtel que pone en duda la veracidad de las declaraciones del presidente en sede parlamentaria

La jungla urbana

​No se dan cuenta los señores políticos que han perdido por completo la credibilidad para el común de los mortales

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris