Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Conectados o consternados

Mikel Agirregabiria
Redacción
lunes, 24 de noviembre de 2008, 10:20 h (CET)
Internet es como el aire que respiramos: Dejen que circulen libremente a nuestro alrededor para hacernos la vida más inspirada y desahogada.

¡Ya está bien! Llamo por enésima vez a la organización de algún gran evento de Sociedad 2.0, con Innovación en mayúsculas, famosos ponentes venidos de medio mundo para hablar del prometedor futuro que viene, y pregunto siempre la misma cuestión: "¿Habrá wifi en la sala?". Y como de costumbre, excepto algunas pocas y honrosas excepciones, contestan muy afables y sorprendidos: "No lo habíamos pensado, pero veremos si es posible conseguirlo...". Incluso, en la mayoría de ocasiones, el congreso tiene lugar en escenarios o entornos muy avanzados y preparados, pero todavía hay quien no comprende que la conexión inalámbrica es como el oxígeno, indispensables para vivir que no es sino estar interrelacionados. Y la mejor solución es wifi abundante y libre, sin papeletas con contraseñas que retardan el proceso de comunicar on line que ya estamos allí, que va a comenzar el acontecimiento, y en directo cómo se desarrolla el conferencia,... especialmente para quienes no pueden vivirlo en primera persona.

La nueva ciberrealidad ha transformado los actos públicos, sean simposios académicos o mítines electorales. Lo presencial es muy limitado en el tiempo y en el espacio. En un palacio de congresos, o en una plaza pública, sólo se reúne por unos minutos a muy poca gente. La realidad 2.0 obliga a agitar con mucha antelación ese encuentro, a recibir ideas que mejorarán lo compartido en el encuentro físico, y luego a proyectar visiones, presentar crónicas diversas, conclusiones plurales y seguir el debate con nuevas aportaciones... hasta la siguiente ocasión. El habitual congreso anual de cualquier colectivo debe durar... todo un año, preparándolo durante meses, viviéndolo en esos poco días y difundiéndolo otros meses. Y ello se hace por todo tipo de medios, pero Internet ofrece nuevas y creativas posibilidades. El marketing viral anterior y el eco de la sombra blogosférica ulterior son quienes dan profundidad y alcance a lo que antes eran meros eventos, por mucho que se cuidasen los detalles de un programa inevitablemente reducido. Si esta perspectiva integral y extendida es aceptada, en el momento álgido de la reunión presencial, ¿cómo es posible olvidar a quienes no han podido estar allí en ese momento pero que podrían ser copartícipes a través del ciberespacio? Es una falta de educación inmensa ignorar o coartar sencillos y baratos medios, como el wifi, que permitirían amplificar muy considerablemente el ámbito de alcance del suceso.

En conclusión: Si el presupuesto no alcanza para todo, reduzcan los cafés o los canapés, pero ofrezcan wifi, enchufes y facilidades para abrir el espectáculo a quienes pueden vivirlo a través de Internet. Recuerden: ¿Cómo prefieren que se encuentren los asistentes: Cableados o cabreados? Pongan wifi libre en los palacios de congresos, en las plazas y calles, en las cafeterías y restaurantes, en los transportes públicos, en los estadios y en las iglesias,… ¿Quién se anima a ser el primero en ofrecer un Metro 2.0, un barrio, un municipio o un país entero conectado con soluciones legales como FON?

Noticias relacionadas

Rubalcaba sin florista

Una florista, ausente, que no asistió a lo que se tomaba como entierro político del Secretario General del PSOE Pedro Sánchez en la Tribuna de Nueva Economía Fórum

Los daños colaterales de la locura de Puigdemont

“Nace una ilusión y muere; pero su cadáver mismo queda insepulto en el alma y siempre en la mente fijo.” G. Núñez de Arce

Menores y mayores

Menores ladrones, instigadores, violadores e incluso asesinos de mayores, de personas muy mayores, de octogenarios que nada le han hecho

Orar, ¿qués es orar?

A los que estrudiábamos el Catecismo Ripalda, se nos enseñaba que "orar es levantar el corazón a Dios y pedirle mercedes"

García Bacca

Juan David García Bacca fue un filósofo, lógico, ensayista y traductor
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris