Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La herencia del dictador

José Alfonso Romero
Redacción
domingo, 23 de noviembre de 2008, 21:33 h (CET)
De Franco heredamos: cincuenta años de atraso cultural y político; las terribles secuelas de la represión; la podrida esperanza de una revolución pendiente, que lastra sin cuidado nuestro futuro, encarnado en esta patria de patrias; la rabia sin perro de una caduca división ideológica que nos desarma como individuos y ciudadanos frente a nuestros representantes políticos; la melancólica propensión de contemplar el Estado como un enemigo a batir; el merecido descrédito de valores que pese al perverso uso que se hizo de ellos no merecen sino nuestra atención, en la medida en que su esencia va más allá de la mala catadura del dictador y su cohorte de moscas pardas: dignidad, justicia, honor, disciplina…

Existe otra herencia bastarda, sostenida cuando no inventada, la de traerlo constantemente a la confrontación y dialéctica política, y que permite a nuestros gobernantes seguir teniendo en él un referente con el que medir la justeza de sus actos y lo preclaro de su talante democrático; como si tal atrocidad fuese susceptible de servir como medida de otra cosa que no sea otra dictadura.

Franco y el franquismo es hoy una parte de la historia, que hemos de asumir, sin olvidar, en la conciencia de que nació de una derrota y para derrotarnos, y en esa voluntad nos gobernó sin posibilidad de elección. Una derrota, digo, a la que no debemos permitir que lo siga haciendo.

Otra cosa bien distinta es, la tentación autoritaria, porque ese estaba y está en cada uno de nosotros, y a todos y a cada uno nos toca educarla cada día en los valores del sistema democrático. Es esa torcida inclinación la que se manifiesta, la que sale a la calle a nombrarse en el nombre de Franco.

Noticias relacionadas

Cataluña

Con lo que me gusta Cataluña y he llegado a sentir “vergüenza ajena” de los catalanes

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVII)

La dirección espiritual, y la corrección fraterna son los dos pilares de control de la secta Opus Dei, invadiendo el interior de las personas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris