Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Acuerdos hoy de los que nos arrepintamos mañana?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 19 de noviembre de 2008, 12:04 h (CET)
El señor Sebastián, nuestro ministro de Industria, parece que, cuando se le ha preguntado por la posible compra del 20% de las acciones de Repsol, actualmente en poder del grupo constructor Sacyr-Vallermoso, por la empresa estatal rusa Gazprom; se ha hecho el desentendido como, y así lo ha dicho a la prensa, no supiera nada de la operación. Nadie que conozca medianamente al señor Sebastián, aunque sólo sea por referencias, es capaz de tragarse semejante sapo, pero, en todo caso, lo que nos interesaría es que nos aclarara qué es lo que consideran en el Ejecutivo “una operación privada” dada las distintas interpretaciones que se han dado a este tipo de operaciones desde la CNMV y el propio PSOE; según hacia donde apuntara la veleta de los intereses del partido en el gobierno, en este tipo de acuerdo internacionales. También era una operación privada la OPA de EON, sobre Endesa, cuando el gobierno del señor Zapatero decidió que no lo era y que no se podía consentir que la empresa española pasara a manos de un grupo alemán. La polvareda que la cacicada de ZP y su equipo de economistas –con la participación de esta sociedad de valores que tantos servicios viene prestando a la Moncloa, Intermoney, en la que intervino el famoso señor Arenillas, esposo de la ministra Cabrera de Educación – perpetró para evitar que la empresa alemana se hiciera con Endesa (que había formulado una oferta generosa que culminaba y coronaba, con éxito, las subidas experimentadas por las acciones de la sociedad), no tiene parangón con ninguna otra flagrante intromisión del Estado en materias que no fueran de su competencia. Claro que, en aquel caso, tuvo la colaboración inestimable de la CNMV en la que,¡ vean que casualidad!, también operaba el omnipresente Arenillas.

La infracción cometida por el Estado español dio lugar a que, la Comisión de la CE, interviniera con la emisión de serias advertencias al gobierno español por no cumplir con las normas establecidas respecto a la libre circulación de capitales dentro la UE.

Lo curioso de aquella operación fue que, el “patriotismo” que esgrimió el Gobierno para justificar su oposición a la OPA de E’On, se esfumó a los pocos días cuando la italiana ENEL, participada por el Estado Italiano y en la que intervenía el señor Romano Prodi como accionista; después de unos extraños y encubiertos encuentros del entonces ministro, Clos, y el señor Prodi; presentó la suya, en este caso con la colaboración de la española Acciona. Entonces el Ejecutivo dio su bendición y, el que fuera a parar a una empresa italiana, en la que tenía participación el Estado, pareció no atentar contra el espíritu patriótico del señor ZP y sus ministros. Hoy, como si Rusia no hubiera tenido nada que ve en la invasión de Georgia ( Osetia) para asegurarse aquel importante nudo de comunicaciones y el libre tránsito de los oleoductos por ellas y, haciendo caso omiso a la intromisión de esta república en los asuntos internos de otro país, parece que el señor ZP y sus ministros, no tienen inconveniente en que suframos una colonización económica por parte de las empresas rusas que, como queda demostrado, parece que están aprovechando la crisis que estamos padeciendo, para venir a España a la caza de gangas para intentar que, así como sucede cono países como Alemania o Polonia, nos veamos sujetos a la dependencia de los suministros procedentes de sus extensas zonas petrolíferas.

El negociador ruso, señor Zhukov ha dejado entrever que es muy posible que se lleven a cabo otras operaciones similares a través de Gazprom, Repsol o Iberdrola. Lo cierto es que, la dependencia energética de España respecto a países extranjeros, parece que en vez de disminuir va creciendo a medida que el gobierno socialista va cediendo parte de nuestras empresas productoras de energía a gobiernos extranjeros. Si en el gas natural estamos siempre al albur de lo que decidan hacer las autoridades argelinas y ya hemos tenido ocasión de comprobar hasta que punto nos tienen cogidos entre sus redes cuando se ha tratado de renegociar los contratos de suministros; no hay duda de que, cada vez más, vamos dependiendo de los suministros de otras naciones, como ha ocurrido con el fluido eléctrico cuando para asegurarnos el servicio se han optado por las soluciones más caras e inseguras, en lugar de potenciar nuestras centrales nucleares y poner en funcionamiento otras que puedan sustituir a las obsoletas, como la de Valldellós I o Ascó I, y revivir proyectos dejados aparcados, por la moratoria nuclear, entre los que se encuentran los de: Lemóniz en Vizcaya; Valdecaballeros en Bdajoz; Trillo II en Guadalajara; Escatrón en Zaragoza y otras más que, sin duda, nos proporcionarían la cobertura eléctrica que precisa España, al tiempo que ganaríamos en conservación del medio ambiente y en la reducción de las tarifas, hoy en día excesivamente sobrecargadas a causa de los elevados costos de producción y de la dependencia de los recursos hidráulico de aquellas centrales que precisan de ellos para el trabajo de sus turbinas.

Y, hablando de dependencia, sería muy interesante que el señor ZP nos aclarara qué es lo que le ha ofrecido al señor Sarkozy a cambio de que este le cediera un puesto para poder asistir a la Cumbre de los G-20, en Washington. Porque no hay quien se pueda imaginar que ZP ha sido invitado por pura filantropía del mandatario francés o por la amistad entrañable que parece que le tiene a nuestro señor presidente. Se han oído rumores, se han escuchado opiniones y se han emitido juicios que parecen poder indicar que los franceses pueden hacerse cargo de la fabricación de trenes de gran velocidad en sustitución de nuestros actuales proveedores. Habrá que esperar a ver en lo que acaban todas estas especulaciones, pero no perdamos de vista lo que pueda ocurrir si, para satisfacer los compromisos contraídos con uno, se dejan de cumplir los acuerdos concertados con los otros. Yo no sé lo que opinarán de ello los de Siemens, Alsthom-Fiat , TALGO-Bombardier, CAF etc. que tenían contratos de suministro con España para determinados corredores, en instalación o mejora.

Puede suceder que la desesperación por encontrar donde agarrarse para salir del berenjenal en el que está metido el Ejecutivo del señor ZP, les entren las prisas a quienes nos mandan para buscarse socios que aporten dinero, sea como sea, sin tener en cuenta que compromisos adquiridos hoy, bajo la presión de la crisis económica, los podemos pagar más adelante, cuando se recobre la economía y nos veamos atados por contratos que nos puedan impedir nuestro normal desarrollo y la expansión de nuestra economía por estar condicionados a los intereses de multinacionales extranjeras a las que puede ser que no les interese la competencia que les pueda llegar desde nuestro país. Habrá que ver en lo que acaba todo este proyecto, si es que, efectivamente, se llega a materializar. En todo caso, asusta estar en manos de esta gente que nos mal gobierna.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris