Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Historias de nuestro barrio

Mario López
Mario López
miércoles, 19 de noviembre de 2008, 12:04 h (CET)
Coincidiendo con la histórica fecha del 15-N o Día de la Refundación, los viejos amigos de la Colonia Virgen de las Gracias, del madrileño barrio de Carabanchel, se juntaron en su casa municipal para celebrar la presentación del libro “Historias de Nuestro Barrio” del escritor Pedro Francisco Aguado.

Asistí a ella y he de confesar, con toda sinceridad, que supuso para mí uno de los acontecimientos más emocionantes que me ha tocado vivir en los últimos años. Además de que la presentación resultó impecable, -toda una muestra de modestia, elegancia, gracia y generosidad rarísimas en nuestros días- la convocatoria tuvo una respuesta insólita. La casi totalidad de los antiguos vecinos de la colonia asistieron a la presentación del libro desde los lugares más remotos de nuestra geografía. Los asistentes, la mayoría de ellos frisando los sesenta, se buscaban unos a otros intentando reconocerse, preguntándose por la calle y el número del portal que en su juventud habitaron. Los abrazos, los besos, las muestras más sinceras de cariño se sucedieron durante el aperitivo que se dio en el bar del centro al finalizar el acto. He ojeado el libro y me parece un profundo hallazgo. Al margen de la habilidad narrativa de Aguado, de su envidiable memoria y de su espléndido sentido del humor, el libro tiene el valor inestimable de lo que para mí es una lección de cómo abordar la memoria de nuestra historia más reciente. Si el ejemplo de Aguado fuera tomado por otros autores de otros barrios madrileños, sin duda ganaríamos un retablo maravilloso del increible mundo que guarda nuestra ciudad y que ahora es por desgracia absolutamente desconocido para la mayoría de los madrileños. Pedro Francisco Aguado ha dado el primer paso en la impagable tarea, que nos debería corresponder a todos, de rescatar a Madrid de sus sombras. Aparte de esto, que ya me parece algo de suficiente mérito como para comprarlo cuanto antes, el libro es un enternecedor canto a la amistad, al barrio. A esa peculiar amistad que sólo se puede vivir en las calles de un barrio obrero y que para los niños ricos está vetada. Esa amistad de barrio que tanto me fascinó también a mí, cuando tenía diecisiete años y buscaba desesperadamente a un amigo que estuviera a mi lado para ayudarme a pasar el rubicón de aquellos años que, a pesar de Franco y otros cofrades del terror, acabaron siendo maravillosos.

Noticias relacionadas

Erradicar el virus

“Ni hierba en el trigo ni sospecha en el amigo” Autor Desconocid

Dinamitar para perseverar

“Muchísimo cuidado con quién pacta el PSOE, que los que han fusilado nacionalistas en la historia de este país, nos han fusilado a los progresistas también”

Más de 700 artículos

Escribir es un puro disfrute para la mente

Cuando los golpistas hablan de golpe de Estado

“¡Ahí está el detalle! Que no es ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario” Mario Moreno “Cantinflas”

Mayor toma de conciencia

Hay que educar para el respeto. Solo así podremos convivir
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris